Acusan de atentado a joven camagüeyano por gritar "¡Patria y Vida!"

Desde el 25 de julio último, el joven de 18 años Raúl Fontanills Reyes está preso y acusado de “atentado” por gritar "Patria y Vida".
Raúl Fontanills Reyes, detenido en Cuba por gritar Patria y Vida
 

Reproduce este artículo

Santa Cruz del Sur es un pueblo de pescadores. Es en lugares como ese que la represión avanza sin ser vista por la opinión pública. Allí, a 70 kilómetros de la ciudad de Camagüey disentir y expresarse es crimen.

Desde el 25 de julio último, Raúl Fontanills Reyes, un joven de 18 años, está preso y acusado del  delito de “atentado”.

En Cuba no está permitido disentir. Cuba es el país de la censura y las autoridades policiales de Santa Cruz del Sur lo han demostrado en este caso.

En conversación con su madre, Mirma Reyes Rodríguez, ADN Cuba conoció la historia que llevó a su hijo a dormir en un calabozo de la estación policial de ese pueblo.

Fontanills Reyes fue arrestado por interpelar a un agente de la Seguridad del Estado y gritar consignas como “Patria y Vida” y “Libertad”, las mismas que estremecieron a toda Cuba en las protestas populares del 11J. En la actualidad, hay más de 700 personas entre detenidos y desaparecidos en la isla.

El 24 de julio, en horas de la noche, Fontanills Reyes se expresó libremente contra el gobierno ante un oficial de la policía política. 

Reyes Rodríguez contó a nuestra revista que al día siguiente fue citado y la propia policía le aseguró que se trataba de algo rutinario. Aún está esperando por su hijo.

Yo voy a la policía todos los días y me dicen que es posible que lo procesen por atentado. No entiendo, sí el solo habló, no hizo más nada".

La misma noche otro joven de la comunidad tuvo un altercado violento con los uniformados. Reyes Rodríguez asegura que intentan incriminar a su hijo por el mismo caso, aunque no haya sido parte de él.

Dicen que por tú hablar no te hacen nada y yo no entiendo por qué está preso. Me dijeron que tiene que estar ahí 96 horas”, dijo la madre.

Luego de la detención un médico y un agente de la Seguridad del Estado visitaron a Reyes Rodríguez para informarle que le habían practicado un test rápido a su hijo y era positivo al coronavirus.

Le prohibieron salir de la casa por haber estado en contacto de un supuesto enfermo por COVID-19 y no ha podido conocer más datos sobre el estado de su hijo. Desde entonces ha estado con la presión arterial descontrolada y desesperada por la falta de noticias.

Tampoco ha podido nombrar un abogado, pues en Santa Cruz del Sur los bufetes no abrirán hasta principios de agosto, bajo el pretexto de que estarán cerrados el mes; una excusa típica en muchos centros laborales cubanos.

Dadier del Pino Reyes, primo del acusado, denunció que, dentro de la estación, Fontanills Reyes ha sido golpeado por quienes le retienen, según le comunicaron familiares que obtuvieron la información a través de otro detenido.

La razón para tal violencia, menciona del Pino Reyes desde Estados Unidos, “es que él y el otro muchacho se levantan gritando 'Patria y Vida' y para que se callen los golpearon; pero ellos no se han callado”.

Desde las protestas del pasado domingo 11 de julio, el régimen cubano ha recrudecido la represión contra el que disiente y llenado las cárceles con manifestantes pacíficos, solo por ejercer su derecho ciudadano a protestar por un país mejor.