Calle habanera lleva 4 meses con salidero de agua potable

Con la escasez de agua potable que sufren los habitantes de La Habana, los funcionarios del régimen se dan el lujo de tener un salidero vertiendo enormes cantidades del preciado líquido por más de tres meses
Cubano lleva 4 meses esperando que Aguas de La Habana cierre salidero de agua potable
 

Reproduce este artículo

Los problemas con el abasto de agua potable en La Habana constantemente están ocupando titulares, con ejemplo de barrios o zonas que han estado hasta un mes sin que les llegue el preciado líquido.

Contrario a esto, se dan casos donde los salideros en la red de abasto están a la vista de todos por meses y las autoridades e instituciones encargadas no reaccionan.

El pasado 7 de julio desde Cojímar, barrio capitalino, Victoriano Picornell denunció en una carta enviada a la redacción del diario estatal Juventud Rebelde, que frente al célebre restaurante La Terraza, ubicado en esa localidad, desde hacía tres meses un salidero de agua potable vertía con total impunidad y que las autoridades no hacían nada al respecto, más allá de hacerse los desentendidos.

"Todos los organismos y entidades conocen de esa situación…Y Aguas de La Habana lo que plantea es que ha solicitado permiso para picar la calle y no le ha llegado", planteaba Picornell.

La respuesta a ese problema llegó a través de una nota publicada este 24 de agosto en la columna Acuse de Recibo del mencionado diario estatal.

Halina Guerra Castro, jefa del Departamento de Atención al Cliente de Aguas de La Habana, explica que "en inspección realizada por funcionarios del Centro de Incidencias se pudo corroborar el salidero de agua potable expuesto por el recurrente, debido a roturas en la acometida, que tiene su origen en su antigüedad y explotación".

Guerra Castro agrega que "los trabajadores de la Base de Acueducto Este realizaron las labores de cambio de dicha acometida hasta los límites establecidos, dando lugar a la eliminación de la fuga de referencia. Y el 9 de julio se pudo comprobar la normalidad del servicio y calidad de las labores ejecutadas".

Si bien en su respuesta la funcionaria expone la pronta resolución del problema, omite aclarar el porqué de una demora de más de tres meses, a lo que hay que sumar que el caso tuvo que llegar primero a la prensa antes de ser de interés, como si las gestiones que hacen o pudieran hacer los ciudadanos no tuvieran ningún valor o carecieran importancia para las autoridades e instituciones, pero eso no es nuevo, es algo que forma parte de la naturaleza del régimen.

Tags