Piden ayuda para niño cubano que necesita operarse en EEUU

Su vida peligra debido a un tumor cerebral que sólo puede ser extirpado en EEUU, donde está disponible la tecnología necesaria.
Caleb-Visas
 

Reproduce este artículo

Caleb Rodríguez López, un niño guantanamero cuya vida peligra debido a una grave enfermedad, necesita viajar a EE. UU., donde podría salvarse, por lo que familiares y amigos se movilizan para lograrlo.

En Cuba no hay tratamiento efectivo para el tumor cerebral que cada día crece más y pone en peligro su vida. Los médicos del hospital provincial de Santiago de Cuba, donde está hospitalizado, han utilizado todos los medios a su alcance, sin éxito.

En comunicación con ADN Cuba, miembros del grupo de solidaridad Alas de Esperanza, que lleva el caso del pequeño y su familia desde Florida, aseguraron que Caleb ya tiene un tratamiento pagado en el Larkin Community Hospital, de South Florida, donde será sometido a cirugía en el departamento de neurociencia.

Los doctores utilizarán una tecnología de punta, sólo disponible en los mejores hospitales del mundo, conocida como “gamma knife”: a través de pulsaciones en la superficie de la cabeza, y sin tener que penetrar en la cavidad craneana, los especialistas esperan eliminar el tumor.

Esta cirugía cuesta unos 17 000 dólares, que ya fueron pagados por la organización, así como otros gastos asociados a la misma.

Ahora, sólo es necesario que las autoridades estadounidenses den a Caleb y su madre, Tatiana López Romero, la autorización para realizar un viaje directo a EE. UU., con carácter excepcional, que sería pagado también por Alas de Esperanza.

Según comentó la organización a nuestro medio, otra vía posible sería que ambos viajaran a Guyana y México, pero realizar dos viajes pondría en peligro la vida del niño, cuyo estado de salud es gravísimo.

El tumor ha crecido y los sueros para mantenerlo controlado ya no se los administran. Caleb también ha desarrollado una hidrocefalia y fue necesario colocarle conductos para drenar el líquido, sin embargo, recientemente apareció un estafilococo.

Alas de Esperanza socorre a personas como Caleb y su madre que necesitan de tratamientos especializados, sólo disponibles en países del primer mundo. Sobre el caso de este pequeño de 4 años, aseguró que están dispuestos a pagar todo lo necesario.