Biólogo sobre acto de repudio: "Nada podrá silenciar los gritos de tres niños"
El biólogo cubano, Amilcar Pérez Riverol, criticó el acto de repudio acontecido ayer: "Nada podrá silenciar los gritos de tres niños"
El biólogo cubano, Amilcar Pérez Riverol, criticó el acto de repudio acontecido ayer:  "Nada podrá silenciar los gritos de tres niños"
 

Reproduce este artículo

El biólogo cubano, Amilcar Pérez Riverol, criticó el acto de repudio acontecido este 22 de febrero contra los opositores Anyell Valdés y Osmel Adrián Rubio.

"Ni cuatro vacunas, ni 200; ni 100 millones de dosis, ni 1 billón; ni la sonrisa de los miles de niños que serán salvados alcanza ni alcanzará para silenciar los gritos de los tres que hoy lloraban desesperados, aterrados por la invasión de su casa, por el ataque lanzado durante un acto que no es de repudio, sino de (des)vergüenza", comenzó su post en Facebook.

Pérez Riverol denunció además la aglomeración de personas gritando afuera de la vivienda, una indisciplina que puede provocar la transmisión de COVID-19.

"Todo en medio del peor brote que ha experimentado Cuba. El mismo país que multa a un ciudadano por llevar mal puesta una máscara, que gasta cuantiosos recursos para controlar esta ola o cierra barrios enteros para cortar los contagios, permite esto.  Qué desastre. Qué tristeza. Qué vergüenza", concluyó el académico.

En la mañana de este lunes, un grupo de personas convocadas por la Seguridad del Estado realizó un acto de repudio contra los opositores Osmel Adrián Rubio y Anyell Valdés.

Los activistas se acuartelaron, luego de colocar un cartel con los lemas 'Patria y Vida' y 'Abajo la dictadura', que llamó la atención de las fuerzas represivas del gobierno cubano.

Con esta acción no solo se afectó a los opositores, sino también a los hijos pequeños de Valdés y a su mascota.

El perrito, al parecer fue dormido con alguna sustancia para poder ingresar impunemente a la casa y pintar las paredes de consignas oficialistas como 'Patria o Muerte' y 'Viva Fidel'.

Tanto Rubio como Valdés se acuartelaron en la sede del Movimiento San Isidro (MSI) en noviembre de 2020, para exigir la liberación del rapero, Denis Solís González, condenado a ocho meses de prisión por 'desacato'.