Entrevista a Menéndez: Biden no seguirá la ruta de Obama con Cuba

¿Es cierto que la administración Biden retomará el diálogo sin condiciones con el gobierno cubano? ¿Demócratas y republicanos se pondrán de acuerdo sobre cómo llevar la política hacia Cuba? ADN Cuba y Juan Manuel Cao entrevistan al senador Bob Menéndez.
Menéndez-Cao
 

Reproduce este artículo

¿Es cierto que la administración Biden retomará el diálogo sin condiciones con el gobierno cubano? ¿Demócratas y republicanos se pondrán de acuerdo sobre cómo llevar la política hacia Cuba? Actualmente, estas son dos de las preguntas que la comunidad cubana —incluso Raúl Castro y sus compinches en el gobierno de la isla— se hacen día tras día. De ello depende mucho, especialmente si EE. UU. logra obligar por fin al castrismo hacia la liberalización política y económica, ahora que el régimen parece zozobrar en su última crisis. Pero nada está escrito, y mucho depende de una política bien diseñada hacia Cuba. Para esclarecer un poco este embrollo, el senador Bob Menéndez, jefe del comité de relaciones exteriores del Senado, concedió esta entrevista al periodista Juan Manuel Cao de América Teve, que ADN reproduce a continuación. 


Juan Manuel Cao: Senador, ayer la vocera de la Casa Blanca dijo: “Cuba no es una prioridad, nuestra política sigue siendo regida por la defensa de los derechos humanos”. ¿Qué significa exactamente esa frase de que Cuba no es una prioridad, si pudiera interpretarla para nosotros acá en Miami?

Senador Menéndez: Bueno, yo creo que el comentario de ella es que nos estamos encontrando con el reto de la pandemia global del Covid-19, que estamos lidiando con el tema de China –una amenaza a los intereses de los Estados Unidos y un poder que vamos a tener que confrontar–, y que seguimos con dificultades económicas en el país. El plan del presidente que se pasó por la Cámara y por el Senado, ahora va a su firma y es importante para rescatar las familias en este país, su salud y económicamente. En fin, todas esas cosas han tomado una prioridad. Es difícil decir que todos los países no son una prioridad, todos lo son, pero cuando uno tiene que enfrentarse globalmente, yo creo que esas dificultades son las más difíciles del momento y que amenazan en una forma frontal los intereses o la seguridad de los Estados Unidos, y toman el primer lugar. En ese sentido creo (no sé lo que estaba en su mente) que su clasificación toma ese carácter, pero las conversaciones que he tenido con la administración actualmente han incluido el tema de Cuba y Venezuela.

Creo que la administración legítimamente está mirando y diciendo, ¿cómo ayudamos al pueblo cubano?

Juan Manuel Cao: Ahora, a nosotros aquí desde Miami a veces nos cuesta trabajo entender las señales, porque esto coincide con que hay 80 legisladores que han pedido a Biden que se restablezcan las relaciones plenas con el régimen castrista, incluso que se vaya más allá de lo que había hecho la administración Obama. En la Cámara baja también se han presentado legislaciones; en la Cámara alta el presidente del Comité de Finanzas ha presentado una legislación para acercarse al régimen castrista. Blinken por otra parte ha dicho que no se va a tolerar que aquellos regímenes que utilizan rehenes los usen como moneda de cambio. ¿Qué leemos realmente? ¿Cuál de las dos cosas es lo que podría indicarnos hacia dónde va la administración Biden con el tema de Cuba y cuál es su papel en esta ecuación? 

Senador Menéndez: Primero que todo déjame, sinceramente, decir que muchos (sobre todo en la Florida), ven que cualquier actuación siempre es algo amenazante. Si vamos a ver la verdad, la participación de todos los colegas que usted ha mencionado, con legislaciones y cartas, ha existido por mucho tiempo. Existieron en tiempos del presidente Trump, también existieron durante el tiempo del presidente Obama. No hay nada nuevo en sus iniciativas. Por ejemplo, el senador Wyden ha ofrecido legislación por años para eliminar el embargo. Así que tenemos que ponerlo en contexto: porque hay un presidente demócrata ahora, [eso] no quiere decir que lo que por años ha existido –tanto en administraciones republicanas o demócratas– de miembros del Congreso tiene una nueva relevancia.

Número dos, creo que la administración legítimamente está mirando y diciendo, ¿cómo ayudamos al pueblo cubano? ¿Cómo es que realmente creamos las aperturas necesarias para la democracia respecto a los derechos humanos y que el pueblo no tenga que huir de su país? Si somos sinceros tenemos que ver que después de décadas de administraciones republicanas o demócratas no se ha logrado lo que queremos lograr: la libertad del pueblo cubano. Tenemos que pensar qué más podemos hacer para lograrlo. En este sentido hay varias ideas que yo le estoy dando a la administración y ellos están haciendo una revisión para una política que pudiera lograr lo que queremos para el pueblo cubano. No es inusual que una nueva administración revise su política. Por cierto, están revisando su política en Afganistán, están revisando su política hacia China, están revisando su política en varias partes del mundo. Así que esto no es excepcional en ese sentido.

Juan Manuel Cao: Ahora, usted tuvo una posición, me da la impresión a mí, incómoda con el tema de Cuba durante la administración Obama. De hecho, en algún momento parecía que usted estaba siendo atacado, desde Miami mucha gente ha elogiado esa posición firme, no partidista, con un sentido de la justicia en el tema de Cuba. ¿Qué diferencia hay entre aquel momento difícil que usted vivió y hoy con la administración Biden? ¿Se siente más cómodo, más optimista o cree que la batalla va a ser igual de dura?

Senador Menéndez: Bueno, esos si fueron tiempos difíciles porque teníamos una administración que no consultaba con el Congreso y con esos de nosotros que hemos tenido una posición firme y clara, y además siempre hemos estado bien empapados en el tema de la política hacia el régimen castrista. Me siento mejor en este momento, y vamos a ver, pero me siento mejor porque por lo menos tenemos una administración que no ha decidido ideológicamente “regresar a la política de Obama”. Está consultando con este servidor y con otros lo que debe ser esa política. En ese sentido existe la oportunidad de tener un efecto en la política de la administración del presidente Biden. Yo creo que hasta esos que están dentro de la administración, el cuerpo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado, entienden que el esfuerzo de Obama no rindió lo que esperaban. El régimen no hizo absolutamente nada para cambiar ningún elemento, en derechos humanos, en aperturas económicas, en aperturas, por ejemplo, culturales como lo que hemos visto con el Movimiento San Isidro.

Vieron que eso no dio resultado. Creo que lo entienden y por eso están buscando un camino que pueda dar resultado, porque vamos a ser sinceros: si miramos desde la revolución al presente no hemos logrado lo que queremos. Tenemos que determinar cuál es la vía para lograr lo que queremos, lo que el pueblo cubano quiere realizar, su libertad, su oportunidad de expresarse como ellos quieren, rezar al altar que ellos escogen, elegir a quienes los gobiernan y, en fin, ser libres. Eso es, creo yo, la meta que la administración está tratando de determinar.

Juan Manuel Cao: El periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba le acaba de hacer a usted un ataque feroz por las declaraciones que hizo en la reunión de Inspira América. Mi pregunta es, ¿qué le molestó al régimen castrista de esas declaraciones que usted hizo? ¿Qué piensa, a qué se debe este ataque?

Senador Menéndez: Por mucho tiempo hemos sido atacados por el régimen castrista. Creo les molestó [ahora], más que todo, la verdad número uno de lo que está pasando dentro de Cuba. La verdad de que, por ejemplo, el Movimiento San Isidro es en su gran parte afrocubano y muchos de mis colegas dentro del Congreso tienen un concepto romántico sobre lo que están viviendo los afrocubanos dentro de Cuba, en lugar de la realidad. Creo que [a mis colegas] les molestó el ataque contra esos artistas, músicos, que están tratando de desarrollar su movimiento cultural dentro de Cuba, que en alguna forma se expresan contra el régimen como parte de ese desarrollo cultural. Al castrismo le está afectando, porque en eso creo que hay unanimidad en contra del régimen. También pensaron que quizás algo iba a cambiar mediáticamente, y de inmediato, con la administración del presidente Biden. Y con este servidor siendo el nuevo presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado –y teniendo alguna influencia en nombramientos y otras políticas de los Estados Unidos– pues eso les molesta enormemente.

Juan Manuel Cao: ¿Cree que lo ven a usted como el principal obstáculo para las pretensiones de lograr un restablecimiento pleno de relaciones sin dar nada a cambio?

Senador Menéndez: No lo dudo, no lo dudo. Pienso que ellos se dieron cuenta de que eso es una realidad, pero le doy crédito a la administración también. Si yo no estuviera aquí, creo que la administración estaría en el mismo proceso de revisar su política para entender cómo es que no lo hemos podido lograr por décadas.

Juan Manuel Cao: Usted, si le entiendo bien, nos está diciendo que esa idea de que va a haber un cambio inmediato de acercamiento hacia el régimen, no es lo que va a suceder...

Senador Menéndez: Por todos mis instintos y conversaciones, eso no es lo que va a pasar.

Juan Manuel Cao: ¿Ha conversado directamente con el presidente sobre este tema?

Senador Menéndez: Conversé con él cuando fue candidato e inmediatamente después de ser elegido. Recientemente no he podido conversar con él porque, obviamente, el COVID-19 es la prioridad en la nación, asegurar el bienestar de nuestras familias, la salud de la nación y la economía de nuestras comunidades, así que esperaré la oportunidad para sentarme con él, no solamente para hablar sobre Cuba, también sobre otros temas. Estamos organizando una cita con él en el futuro para sentarnos y discutirlo, ya que pasó la ley, y tener, como diría yo, un tour mundial.

Juan Manuel Cao:  Blinken acaba de decir que Estados Unidos está preocupado por la influencia de Rusia en Cuba y en Venezuela. ¿Este tipo de declaraciones pueden ser el fruto del trabajo no solo suyo sino también de Albio Sires, por ejemplo, o de otros demócratas que están claros de la situación de Cuba?

Senador Menéndez: Hemos tenido una buena oportunidad de conversar con el secretario Blinken cuando estaba nominado, durante su nominación y después. Le agradezco que me ha llamado varias veces para conversar sobre distintas partes del mundo. Durante esas conversaciones hemos sido bien claros de las realidades del régimen castrista, y la participación negativa y nefasta que Cuba está jugando en el hemisferio, tanto en Venezuela como en otras partes. Vemos un retroceso en varios países con referencia al proceso democrático, y con el hemisferio, durante los últimos cuatro años. Con Venezuela se lo he dicho bien claro a él, y a mis colegas, si no fuera por las fuerzas de la Seguridad del Estado en Cuba, dudo que Maduro todavía estuviera en el poder.

Juan Manuel Cao: Hablando de Venezuela, usted ha sido un factor importante en el TPS a los venezolanos que están aquí felices. ¿Cómo y por qué ahora se logró eso?

Senador Menéndez: Bueno, porque tenemos un presidente que se comprometió a hacer el TPS y cumplió con su palabra en menos de los primeros 100 días de su nueva administración. Esto fue un esfuerzo que hemos estado tratando de lograr por mucho tiempo. El TPS se puede otorgar por la firma de un presidente como lo hizo el presidente Biden, no hace falta una ley para conseguir el TPS. Pero con la previa administración, por muchos esfuerzos que se hicieron no estuvo de acuerdo en darle el TPS a los venezolanos. Entonces los demócratas en la Cámara de Representantes pasaron una ley en el 2019 —Debbie Wasserman Schultz y otros colegas de la Florida, tanto como algunos otros que tenemos este interés—, pero nunca pude conseguir que se votara en favor de esa ley.

Cada vez que yo iba al pleno del Senado para pedir un consentimiento unánime para la ley que pasó la Cámara, el Senador Scott de la Florida y el Senador Lee de Utah, se opusieron. Sin la oposición de ellos ya hubiera sido ley, entonces el presidente Trump hubiera decidido firmar o no. El punto es el presidente Biden, desde que fue candidato dijo que lo haría, cumplió con su palabra y no tuve que esperar una ley para lograr el TPS para los venezolanos. Creo que no solamente es un alivio para los 320 000 venezolanos que se encuentran en los Estados Unidos y ahora pueden tener paz de mente, ya que tienen un estatus y pueden trabajar —un estatus basado en la ley, que es muy diferente de lo que hizo el presidente Trump en el último día de su administración—, también es un golpe a Maduro y mandamos un mensaje: cuando los que luchan por su libertad, por su democracia y por el respeto a los derechos humanos se encuentran en un momento en el que ya no pueden protegerse y huyen, los Estados Unidos de nuevo tienen sus puertas abiertas para este tipo de personas.

Juan Manuel Cao: La mayoría de los votantes cubanos aquí en el Sur de la Florida, y es mi experiencia no solo por los números, sino lo que vi en las calles, apoyó una “mano dura” con el régimen castrista. La pregunta que la mayoría se está haciendo es si los demócratas van a escuchar ese mensaje. Yo creo que muchos cubanos votaron por Trump, no precisamente porque les gustara Trump si no porque había una política que creyeron bastante clara hacia Cuba. La pregunta es si van a escuchar el mensaje de esos votantes o si van a percibir al exilio cubano como un enemigo electoral, ¿cuál es su percepción sobre lo que ocurre en Washington en relación con esto?

Senador Menéndez: No creo que van a percibir a la comunidad y a los votantes cubanoamericanos como enemigos políticos. Sí creo que van a tener una conversación constructiva en determinar, como le he dicho anteriormente, cuál es la vía, porque después de 1959 al presente no hemos tenido la oportunidad de lograr lo que queremos para el pueblo cubano. Tenemos que hacer algo más, porque lo que hemos hecho no lo ha logrado y tenemos que reconocer eso. ¿Qué es? Bueno, vamos a tener una mejor idea incluyendo a la comunidad cubanoamericana y también a otros. Me inquieta que, en los últimos cuatro años, el nombre de este servidor fue mencionado en varios momentos en la Florida –y nadie ha luchado más en el Congreso desde 1992 hasta el presente, nadie ha tenido tantas consecuencias políticas por su posición– y muchos en la comunidad cuando hubo varios encuentros, fueron bien negativos hacia este servidor. Eso no ha cambiado mi mente ni mi posición en nada, pero tenemos que decir, como dije cuando primero fui elegido demócrata en la Cámara de Representantes, que Cuba para mí era una prioridad y no un tema político. Tenemos que, como comunidad, pensar en esa prioridad, pero no podemos ser recalcitrantemente políticos. Si vamos a ser más republicanos que lo que somos cubanos, eso es un problema para lograr lo que todos queremos.

Juan Manuel Cao: ¿Usted es coautor de la Ley Helms-Burton?

Senador Menéndez: Sí, la ley se llama Helms-Burton, pero las tres personas que la escribieron se llaman Lincoln Díaz-Balart, este servidor e Ileana Ros-Lehtinen. Tiene el nombre de Helms-Burton porque los dos eran los chairman de los comités en la Cámara y en el Senado, necesarios para lograr lo que queríamos, pero los autores de la ley fuimos nosotros.

Juan Manuel Cao: ¿Ese espíritu bipartidista se va a mantener en este espíritu de crispación partidista que hay hoy en día?

Senador Menéndez: Espero que sí. No hay razón por lo cual no se pueda mantener, pero debemos tener la honestidad de ambas partes para asegurar que ese bipartidismo actualmente continúe de esa forma.

Juan Manuel Cao: Si le sirve de algo, en nuestra experiencia aquí como periodistas en la calle, me sorprende ese testimonio, yo creo que la comunidad siempre ha sido muy favorable hacia su persona, que los cubanos tienen sumamente claro que usted es un aliado de la democracia y de la libertad así que, en nombre de la mayoría de los cubanos –que yo como periodista veo diariamente en la calle– le doy las gracias. Así que si hay alguien que no ha estado conforme debe ser la minoría, se lo aseguro Senador. Una última pregunta sobre el tema de Nicaragua, que siempre se nos olvida. Los nicaragüenses están enfrentando también una dictadura y tienen la sensación de que nadie habla de ellos, ¿qué puede decirnos de Nicaragua?

Senador Menéndez: Y tienen razón, tienen razón. Por los enfoques que nos hemos encontrado en otras partes del hemisferio y del mundo, los nicaragüenses no han tenido la atención que se merecen, pero bajo mi presidencia como el chairman del Comité la van a tener. Le he hablado anteriormente que hemos visto en el hemisferio un retraso de la democracia y también en ciertos países una actividad maligna que está afectando, además, a sus vecinos. Nicaragua es un lugar donde nos va de manera nefasta, eso es una realidad. Espero que esta administración en sus esfuerzos hemisféricos lo mejore. Por eso yo estoy muy enfocado en quien va a ser el embajador en la OEA, quien va a ser el asistente a Secretario de Estado en el hemisferio occidental, porque quiero que ese compromiso con la lucha por la democracia y derechos humanos, en lugares como Nicaragua –que no ha tenido la atención que se merece tener y que es importante para nosotros como país–, actualmente sea establecido.

Cuba es quien tiene los tentáculos por todas las distintas partes del hemisferio

 

Juan Manuel Cao: ¿Usted como líder de la Comisión de Relaciones Internacionales para el Senado podría enumerar cuáles son los cuatro peligros fundamentales que enfrenta Estados Unidos en el mundo?

Senador Menéndez: Obviamente China está entre lo más significativo. China está tratando de cambiar el orden internacional que fue creado por los Estados Unidos y los aliados después de la Segunda Guerra Mundial, que ha traído paz y prosperidad por casi ¾ de un siglo. Ellos no reconocen esa orden internacional y lo quieren cambiar. Su autoritarismo actualmente se está extendiendo a varios países en el mundo, porque usan su economía y sus inversiones en esos países para socavarlos en una forma que actualmente los pone en su órbita. Después esos países se encuentran que tomaron una decisión bien mala, pero ya la hicieron. En el hemisferio occidental, China está jugando un papel negativo también desde mi punto de vista. Así que China en varios elementos es un problema enorme, no solamente para Estados Unidos sino para el mundo occidental.

Obviamente, lo que está pasando también con Irán, su paso de poder tener armas nucleares es problemática en parte del mundo, que no puede aceptar un Irán con armas nucleares. Y en nuestro hemisferio creo que un reto para los Estados Unidos es que nos encontramos con el narcotráfico de México, la dictadura narco que es Maduro, con la influencia de Cuba negativa en todo el hemisferio incluyendo Venezuela; con el movimiento de millones de personas huyendo de Venezuela a países como Colombia; y los demás que han sido buenos aliados y buenos vecinos, pero están sufriendo también con lo que ha pasado en Centroamérica, donde hemos ido hacia atrás, no hacia adelante, en crear mejores instituciones en transparencia, en eliminar significativamente la corrupción y teniendo el problema de las maras y los narcotraficantes [por] lo cual las personas huyen a las fronteras de las Estados Unidos. Creo que todos esos sectores son bien difíciles. Por último, Rusia que está jugando un papel negativo también en nuestro hemisferio, pero mucho más allá. Rusia está violando el orden internacional en Ucrania, al usar armas químicas para eliminar a los que se oponen a ellos. Está el problema de lo que están haciendo en Siria y en tantos otros lugares. Rusia obviamente continúa siendo un gran reto para los Estados Unidos. También pudiéramos hablar de Corea del Norte y sus armas nucleares. En fin, en mis 30 años de hacer política exterior, tanto en la Cámara como en el Senado, nunca he visto la confluencia de retos en el mundo en la cual nos encontramos en estos momentos. Este es un momento decisivo para los Estados Unidos ser de nuevo un líder global, no solamente para ser buen vecino, pero en nuestros propios intereses, es nuestra propia seguridad y siendo la voz cantante en el tema de la democracia y los derechos humanos… Y con eso me tengo que despedir porque tengo un voto pendiente.

Juan Manuel Cao: ¿Cuál es el principal enemigo político que tiene Estados Unidos en el continente americano?

Senador Menéndez: Para mi punto de vista es Cuba y lo digo no disminuyendo la amenaza de Venezuela, pero Cuba es quien tiene los tentáculos por todas las distintas partes del hemisferio. Ellos quizás se quieren presentar como una isla que ha sido oprimida por los Estados Unidos, pero Cuba tiene sus tentáculos todavía con la guerrilla de Colombia, que ha faltado en sus obligaciones a los acuerdos con Colombia; tiene sus tentáculos en Venezuela, en distintos lugares en el Caribe, en fin. Por eso digo Cuba, por la influencia que tiene más allá de lo que hacen. No creo que suficientes personas que estudian el hemisferio hayan llegado a conocer y entender las influencias que Cuba tiene en Occidente y cómo es negativo para nosotros.


La entrevista fue editada por extensión y claridad