“Escoltada y cacheada como si fuera una criminal”: Barrero denuncia arbitrariedades del régimen

“He tenido que ir y volver de ver a mi padre en una patrulla, escoltada y cacheada como si fuera una criminal de alta peligrosidad. Hay algo muy siniestro en la manera en que intentan hacértelo pasar (…)”, denunció la joven curadora Carolina Barrero
“Escoltada y cacheada como si fuera una criminal”: Barrero denuncia arbitrariedades del régimen
 

Reproduce este artículo

La criminalización del régimen contra quienes no siguen la falsa y triunfalista narrativa del castrismo continúa agudizándose. La historiadora y curadora del arte, Carolina Barrero, es una de las jóvenes que por desenmascarar las arbitrariedades del desgobierno y frontalmente criticar la dictadura es acosada, amenazada, enjuiciada y permanece bajo un constante cerco de la policía política.

Este jueves la joven integrante del Grupo 27N, denunció a través de sus redes sociales que desde el día de ayer agentes de la Seguridad del Estado impiden que salga de su vivienda.

“He tenido que ir y volver de ver a mi padre en una patrulla, escoltada y cacheada como si fuera una criminal de alta peligrosidad. Hay algo muy siniestro en la manera en que intentan hacértelo pasar como si se tratara de un favor, como si fuera una cortesía llevarte en una patrulla por toda ciudad. No lo es, no podría serlo. Con qué idea peregrina justifican la vigilancia permanente, el acoso, la amenaza, el arresto domiciliario caprichoso hacia quienes han decidido poner su pensamiento al servicio del bien común y no de una ideología hueca, vaciada por la corrupción sostenida de unos pocos”, escribió en Facebook, Barrero.

Según advirtió: “Parece que en Cuba la libertad se paga con el silencio y la simulación; el goce de la aparente libertad tiene el precio de la conciencia”. 

“Las patrullas que desde ayer tenemos Tania Bruguera, Katherine Bisquet Rodríguez, Camila Lobón y yo, son parte del papelazo histórico que insisten en sostener quienes ya no saben leer la historia”, afirmó.   

En una publicación anterior en su perfil de Facebook, Barrero, refirió:

“Me gritan que baje en tono amenazante escondidos desde la esquina mientras hacen el cambio de patrulla. Cuando uno realmente cree en lo que hace va de frente, lo defiende a la luz, no se oculta en callejones colindantes bajo la sombra. Pero tienen muy difícil sostener el simulacro, mantener oculta la represión, hacerla pasar por otra cosa. Hoy todos somos presos políticos en Cuba. Unos, bajo una forma aparente de libertad condicionada en tanto no disientan del poder. Otros, los más osados, en prisión permanente”.

“¡Libertad de pensamiento, conciencia y manifestación! ¡Libertad para los presos políticos!”, exigió la joven.

La curadora había explicado que su padre la esperaba para ir a vacunarse y que no debía ir solo. Sin embargo, agentes de la Seguridad del Estado estaban apostados en su barrio y le impedían salir.

“En los bajos de casa está el agente Darío con una patrulla. No me deja salir. Le digo que mi padre me espera para ir vacunarse, que no debe de ir solo. Me dice que no puedo, que si lo de ayer, que si yo lo quería ver, allí estaba... Usan el poder y la fuerza policial como represalia por ponerlos en evidencia; pero lo cierto es que se ponen en evidencia ustedes mismos. Sería difícil ocultar tanta vulneración del derecho, tanta corrupción, tan insistente afán de perpetuar la decrepitud de un régimen vacío de todo ápice de humanismo”, condenó Barrero.

Carolina Sansón, también compartió en redes sociales su experiencia al ir a visitar a Barrero en su residencia en La Habana:

“Esta tarde fui a visitar a mi amiga Carolina Barrero  y cerca de las 5 de la tarde salimos. Cuando estábamos cruzando la calle de su casa vino hacia nosotras un muchacho de la Seguridad, muy joven y le dijo a Caro que no podía salir, que él tenía que hacer una llamada antes para informar. La patrulla estaba en la esquina desde esta mañana, cuando nos vieron se bajaron tres mujeres policías y un hombre, luego llegó una segunda patrulla con más policías y el muchacho de la Seguridad se acercó y le dijo a Caro que no podía salir que se montara en la patrulla, yo intenté hablarle al agente y preguntarle porque no podía salir, que me enseñara alguna orden o algo que explicara porque no dejaban salir a una ciudadana común de su casa sin al menos mostrar una orden y dar una explicación, simplemente me dijo que él no tenía que enseñar nada ni dar explicaciones”.

Sansón  contó además, que por que pudo ver: “ellos no tenían ni idea de por qué estaban allí, sólo están acatando órdenes de sus superiores que ni siquiera a ellos le dicen las razones de porque están allí...son una marioneta más, como las mismas mujeres de ayer en el intento de acto de repudio en INSTAR.”

“Es una pena y una vergüenza tan grande la que siento por esos que han renunciado a lo más sagrado que tiene la persona humana que es su conciencia. Y son utilizados para violar nuestros derechos.  Ya Carolina está en casa acompañando a su papá, fue llevada antes a la estación [policial] de Cuba y Chacón (…)”, expresó la joven.

Barrero, pasó más de un mes con vigilancia policial permanente y la policía política la ha amenazado en varias ocasiones con fabricarle un caso y acusarla en los tribunales.