Apelan condena de integrante del grupo Clandestinos

La Fiscalía General Cubana condenó a los integrantes del grupo opositor por los delitos de “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado” y “daños al patrimonio cultural”.
Clandestinos
 

Reproduce este artículo

La defensa de Panter Rodríguez Baró, uno de los miembros de Clandestinos, presentó este 4 de febrero un recurso de apelación en un tribunal de La Habana contra la condena de 15 años impuesta a su cliente.

Según Diario de Cuba, el documento legal argumenta que “en ningún momento Rodríguez Baró tuvo la intención de difamar o denigrar a los héroes o mártires del país, ni tampoco dañar de forma intencional algún bien del patrimonio cultural”.

“Ni siquiera los propios custodios de la revista Bohemia tenían conocimiento de que el busto de José Martí frente a esa institución estatal [uno de los manchados por Clandestinos] tuviera algún valor patrimonial, pues no existe ningún letrero que así lo indique”, añadió.

La condena impuesta resulta excesiva, ya que sobrepasa lo estipulado por el Código Penal cubano, que solo es de uno y cinco años. Por último, el abogado consideró ilegal exigir al acusado pagar a la revista Bohemia los gastos de la reparación por los daños causados al busto, ya que la publicación no se vio obligada a hacer gastos con ese fin. 

La Fiscalía General Cubana condenó a los presuntos integrantes del grupo Clandestinos por los delitos de “difamación de las instituciones y organizaciones de los héroes y mártires, de carácter continuado” y “daños al patrimonio cultural”, según divulgó el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

En enero de 2020, luego de varias semanas en que estuvieron ocurriendo en algunas zonas públicas del país acciones de vandalismo contra estatuas del héroe nacional cubano José Martí, las autoridades informaron del arresto de dos cubanos a los que acusaron de ser miembros del grupo.

En la publicación del diario Granma precisaron que los detenidos, Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, habían realizado pintadas de varios bustos de Martí y vallas públicas en La Habana que aparecieron cubiertos de pintura roja.

El llamado movimiento Clandestinos aseguró que los dos hombres que las autoridades cubanas detuvieron, y mostraron en fotos, por el presunto acto de vandalismo, no eran parte del grupo.