Aniversario 500 de La Habana: ¿maquillaje o renovación?
La Habana cumplirá 500 años en noviembre y un programa de reparaciones busca mejorar el estado de opinión de los habaneros sobre la gestión gubernamental de Miguel Díaz-Canel.
 

Reproduce este artículo

 

La Habana cumplirá 500 años en noviembre y un programa de reparaciones busca mejorar el estado de opinión de los habaneros sobre la gestión gubernamental de Miguel Díaz-Canel. “Hacer por la capital lo más grande” es el slogan de la actual campaña que ocupa a dirigentes y funcionarios en la ciudad.

Durante una intervención en el programa Mesa Redonda, Osmín Abel Camejo, vicepresidente del Órgano de la Administración Provincial, explicó que el programa de trabajo busca cumplir “el compromiso de las instituciones en la solución de las principales problemáticas en comunidades y barrios”, y que— hasta el mes de junio –  se habían podido solucionar “más de 10 mil planteamientos de la población que estaban envejecidos”.

En el sector de la Salud, por ejemplo, “se cuentan más de 3 mil objetos de obra”. El funcionario menciona la cifra como un logro, pero olvida reconocer que cada vez salen a la luz más denuncias de los ciudadanos sobre el mal estado constructivo de hospitales y policlínicas, incluso tras esas reparaciones a la carrera que buscan cumplir las fechas de entrega antes que los parámetros de calidad.

En la educación “se han abierto 18 círculos infantiles y dos escuelas que durante varios años estuvieron sin funcionar”, pero ¿cuántas escuelas continúan sin funcionar y cuántos círculos infantiles cerrados? En el caso de los círculos infantiles, miles de habaneros deben pagar servicios privados ante la ausencia de capacidad en estos centros, o ante la imposibilidad de acceder a ellos a través del soborno a funcionarios corruptos.

 

En el sector de la gastronomía trascendió recientemente la reparación de la Heladería Coppelia. Y el propio día de la reinauguración, junto a la tablilla de ofertas con un discreto aumento de la variedad de sabores, trascendieron las colas y discusiones tropicales, provocadas exclusivamente por la falta de otros espacios gastronómicos al alcance del bolsillo de la gente común en Cuba.

En su intervención en la Mesa Redonda las autoridades de la capital mencionaron que “se han incorporado nuevos ómnibus al servicio público de transporte y se han creado 24 rutas de taxis”, como si hablar términos triunfalistas del transporte fuera admisible ante un  panorama cada vez más trágico. En las últimas semanas los gobiernos locales han llegado a amenazar a los dueños de medios privados con multas y decomisos si siguen el instinto de la oferta y la demanda.

Asimismo “se han recibido 24 camiones colectores de un total de 90 que estarán llegando durante el año, los cuales mejorarán la disponibilidad técnica para el trabajo con la higiene de la ciudad”. Sin embargo, a pocas cuadras de las zonas más transitadas, los habitantes continúan denunciando acumulación de desechos y la necesidad de alquilar contenedores de basura “por la izquierda”.

El 16 de noviembre, durante la noche del aniversario, “se realizarán las cenas 500, cuando todos los restaurantes de la capital abrirán sus puertas para dar ofertas especiales a la población”. El anuncio sirve a la vez como advertencia: en la mañana del domingo 17, los agromercados estatales de la capital podrían amanecer más desabastecidos, aunque quizás los familiares y amigos de administradores de restaurantes no necesiten hacer mercado esa semana…