"El texto es una vergüenza": Anamely Ramos responde a vocero del régimen
Se trata de Rafael Hernández, director de la revista Temas que publicó un texto en Nueva Sociedad donde enmascara la acción represiva del gobierno casi tratándola como si fuera la manera en que las democracias tratan con las protestas en Occidente.
Anamely Ramos
 

Reproduce este artículo

La activista e historiadora del arte Anamely Ramos recordó a un vocero del castrismo las arbitrariedades e injusticias cometidas contra Denis Solís luego de que el aludido publicara un texto donde las omite.

Se trata de Rafael Hernández, director de la revista Temas que publicó un texto en Nueva Sociedad donde enmascara la acción represiva del gobierno casi tratándola como si fuera la manera en que las democracias tratan con las protestas en Occidente.

 

Hernández llega a decir en su texto que Solís fue liberado por mediación de las autoridades cubanas, algo que a todas luces es falso. También que Luis Manuel Otero Alcántara fue puesto en libertad horas después de ser arrestado el 26 de noviembre.

Al respecto, Ramos recordó: “Luis no fue liberado tampoco unas horas después, sino días después. La que fue liberada en esa tarde noche en que estaban en el ministerio, fui yo, a la que habían detenido en la madrugada antes, y me tuvieron 12 horas dentro de la patrulla porque simplemente no sabían qué hacer conmigo”.

“Esa misma SE y PNR que son las fuerzas del orden y actúan desde la legalidad. Y cuando decidieron dejarme ir tuvieron que llevarme para casa de Omara porque mis pertenencias, incluidas las llaves de mi casa y mi carnet de identidad, estaban en San Isidro, de donde me sacaron a la fuerza y me arrebataron el teléfono, militares disfrazados de médicos”.

“Ah, y en casa de Omara estuvimos con vigilancia, sin poder salir más de veinte días más, a veces hasta con cuatro patrullas afuera y con mi internet bloqueado, a pesar de que lo pago. Por eso no pude llegar al ministerio ese 27. Aquí tiene más datos, para que la próxima vez escriba un texto más apegado a la verdad”, concluyó.

Ramos, compañera de Solís en el Movimiento San Isidro, recordó que el músico contestatario no ha recibido el mínimo apoyo legal y en su arresto y detención se cometieron todo tipo de ilegalidades.

“Denis no pudo ni hacer una llamada (a la que tiene derecho todo detenido). Cuando yo y dos amigos llegamos al ViVac a los tres días ya Denis estaba en Valle Grande, condenado. La familia tampoco había sido informada, ni del juicio, ni de la sentencia”. 

“Pero, además, Denis siendo primerizo y con una condena breve fue trasladado al Combinado del Este y dentro de esta prisión, está en el edificio 1 adonde llevan a los presos de más de veinte años de condena”, agregó Ramos.

La revisión y transparencia del proceso judicial contra Solís fue uno de los puntos angulares de la agenda de los artistas e intelectuales que dialogaron con el régimen cubano a finales de noviembre. Sin embargo, el músico independiente no ha sido liberado y ahora es prisionero en una cárcel de máxima seguridad, a pesar de ser un reo primerizo y su delito no estar tipificado como grave. 

Los familiares de Solís temen por su vida puesto que antes de ingresar a prisión fue golpeado por varios elementos represivos en las unidades policiales de Cuba y Chacón y el Vivac. Sus allegados y miembros del Movimiento San Isidro solicitan que lo trasladen a una prisión normal.

El pasado 11 de enero la ONG Prisoners Defenders lanzó una campaña por la liberación del rapero contestario, donde se incluye un informe que acredita que su inocencia y el acoso sufrido por él “cientos de veces” a manos del régimen castrista.

Antes de la detención que lo llevó a la cárcel, Solís fue detenido en ocho veces en 2011 y dos en 2016.  Durante ese tiempo formó parte de varias iniciativas cívicas, como Cuba Independiente y Democrática, antes de ingresar al MSI.

La organización basa su pedido de libertad en irregularidades cometidas por el régimen cubano durante su detención, juicio y encarcelamiento definitivo, que violan las leyes internacionales y la propia Constitución cubana.

Solís fue arrestado el 8 de noviembre de 2020; entró a la cárcel un día después y recibió condena de ocho meses de privación de libertad el día 11, luego de un juicio sumarísimo que no cumplió con las mínimas garantías legales para el acusado.

El MSI inició una protesta pacífica por su excarcelación inmediata el 18 de noviembre en la sede del movimiento que lidera Otero Alcantara. Entre las acciones estuvo la huelga de hambre y sed de varios de los miembros. El 26 de ese propio mes el régimen los desalojó a la fuerza.

Varias organizaciones, como Amnistía Internacional, Human Right Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, exigieron la liberación del rapero contestatario a raíz de las manifestaciones ocurridas en La Habana.