Alexis Valdés a Otero Alcántara: “Algún día caminaremos por La Habana sin perseguidores”

El conocido artista cubano afirmó que no se olvidarán del líder del Movimiento San Isidro que sigue detenido por el régimen desde hace un mes
Valdés y Otero
 

Reproduce este artículo

El actor y presentador cubano Alexis Valdés envió a través de sus redes sociales un emotivo mensaje de aliento al líder del Movimiento San Isidro en La Habana, Luis Manuel Otero Alcántara, que sigue detenido por el régimen desde hace un mes.

“No te vamos a olvidar hermano. Eres y serás de lo mejor de mi tierra. Un abrazo grande @luismanuel.oteroalcantara Algún día caminaremos por las calles de La Habana sin perseguidores ni perseguidos. Y me tomaré un ron contigo aunque hace mucho que no bebo nada fuerte. Pero será un día grande. Y vendrán muchos más días grandes. Gracias a hombres y mujeres grandes como tú. Ese día ya está en nuestras cabezas. Y de ahí no nos lo pueden sacar con odio y palos. Se te quiere hermano ilustre”, escribió en su Instagram.

De acuerdo con activistas y referentes de Derechos Humanos en la isla, el artista disidente había sido trasladado a la prisión de Guanajay. Allí se encuentra detenido desde que estallaron las protestas en la isla, el pasado 11 de julio.

Según la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara-Rosas, recaen sobre el artista los mismos cargos que contra el músico Maykel Osorbo, quien lleva más de dos meses en prisión por supuesto “atentado, resistencia y desórdenes públicos”.

“Todo el mundo para la calle. Yo me voy para el malecón me cueste lo que me cueste. Ya está bueno de presos políticos, queremos democracia. Me voy para el malecón”, había dicho Otero en un video compartido con sus seguidores, horas antes de que fuera detenido por las fuerzas represoras del régimen.

En mayo de este año, el artista de 33 años había sido ingresado en un hospital habanero tras ocho días en huelga de hambre. Otero estuvo varios días recluidos en dicha instalación sanitaria en contra de su voluntad. Otero exigía una indemnización por sus obras destruidas por la policía, una disculpa pública y la retirada del acoso policial en su barrio, incluida una cámara de vigilancia que habían colocado frente a su puerta.