Alexander Pupo: Le he cogido el gusto a desenmascarar a la dictadura
“Cada día un cubano nuevo se siente identificado con lo que público y con eso me basta porque eso significa que solo necesito seguir sumando cuando ustedes restan. Eso asegurará la victoria de la verdad sobre su mentira”, afirmó el joven médico Alexander Pupo
Alexander Pupo: Le he cogido el gusto a desenmascarar a la dictadura
 

Reproduce este artículo

Alexander Pupo Casas continúa desenmascarando a través de las redes sociales al régimen cubano y denunciando la precariedad y terrible escasez que sufren la mayoría de los residentes en la isla. En una reciente publicación en su perfil en Facebook subrayó además, que confía qu

“Hoy me siento optimista por un rato pues 'si la bestia se sacude es porque le duelen mis picadas'. Por ahí me dicen a cada rato que una golondrina no compone verano, es cierto, pero cuando canta se escucha y eso atrae a otras golondrinas. Me fascina ver la furia con la cual grupitos 'revolucionarios' tratan de desacreditar mis publicaciones. Lo intentan con todas sus fuerzas, no les conviene que la gente me siga, ¿será que le duelen las verdades? Creo entonces que voy por buen camino”, afirmó.

El joven médico holguinero, fue expulsado de su centro laboral en Las Tunas y desalojado de la beca donde vivía, por sus respetuosas y argumentadas opiniones en redes sociales sobre la realidad que se vive en Cuba, no exentas de crítica a quienes dirigen el país y el sistema totalitario imperante.

Bajo el régimen castrista, si te expresas fuera del relato oficial se te cierran todas las puertas y te echan de toda institución estatal. Pupo Casas, ya había denunciado anteriormente acoso laboral y amenazas, que esta vez llegaron además, acompañados de una campaña difamatoria en su contra. Modus operandi del régimen contra quienes no siguen el coro triunfalista y no son cómplices de la falsedad.

El régimen  no ha logrado silenciar al joven galeno, quien sigue señalando con palabras afiladas las arbitrariedades de la dictadura castrista.

“Y si el monstruo se tambalea con mis publicaciones, si me han dedicado tiempo y megas es que entonces les duele que le cante las 40 en su cara. Pero bueno, quien pregunta merece una respuesta, y para quitarles ese síndrome obsesivo-compulsivo hacia mi persona les haré una confesión. NO ME PAGAN POR PUBLICAR, MIS IDEAS NO SE VENDEN, NO NEGOCIO NI MI LIBERTAD NI LA DE CUBA, pero les confieso que últimamente le he cogido el gusto a esto de desenmascarar a la dictadura, y les digo de nuevo. NO ME PAGAN POR ELLO”, recalcó el  residente de la especialidad de Neurocirugía.

“Pero si algún día me pagaran por decirle la verdad en su cara a la dictadura, creo que sería el dinero más reconfortante. Estarían pagándome por hacer algo bueno para mí gente, sería el dinero más limpio. Claro, eso a ustedes no les conviene, porque los quieren tener engañados para seguirlos explotando y llenándolos de doctrinas obsoletas que solo agudizarán sus miserias y privarán de libertades; pero lamentablemente sus filas decrecen y las mías aumentan”, recalcó.  

De acuerdo a las opiniones de Pupo Casas: “Cada día un cubano nuevo se siente identificado con lo que público y con eso me basta porque eso significa que solo necesito seguir sumando cuando ustedes restan. Eso asegurará la victoria de la verdad sobre su mentira. Miren a su alrededor, la juventud está con el cambio, Cuba está con el cambio aunque tenga miedo de manifestarlo. Ustedes están rezagados, sus técnicas fascistas y dictatoriales cada vez están más al descubierto, se les acaba la carretera y caerán por el precipicio que una vez fue solo un bache y que ustedes mismos permitieron que creciera”.

“(…) los jóvenes cubanos en su gran mayoría no siguen ni creen en sus doctrinas, están quedándose sin argumentos. Lo sé, porque veo en mi generación el fin de la suya. Ustedes tuvieron su tiempo y lo mal aprovecharon, este el tiempo de los Pinos Nuevos, nosotros somos el cambio y les estamos cayendo arriba como avalancha, nosotros ya somos más que ustedes aunque estemos más desorganizados, pero paso a paso nuestra REVOLUCIÓN de verdades irá aplastando su revolución de mentiras e ideas mal concebidas. Lo digo y lo repito para que no les quepa dudas..."LA REVOLUCIÓN SOMOS NOSOTROS", concluyó.

El médico Alexander Raúl Pupo Casas, fue despido del hospital-docente donde cursaba una residencia en neurocirugía en la provincia de Las Tunas. Con campañas difamatorias, amenazas a familiares, amigos o cualquier conocido que intente apoyarlo… ha tenido que lidiar este joven cubano que alza su voz por la de millones de personas oprimidas en la isla castrista.