Activista de UNPACU lleva nueve días detenido

Desde la semana pasada, la UNPACU denuncia un aumento de la represión contra sus integrantes y cerco policial de su sede. Varios miembros de la organización fueron arrestados
Policía cubana-Represión
 

Reproduce este artículo

El activista Ariolvi Batista Moya, integrante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), se encuentra detenido desde hace 9 días en la unidad policial conocida como “Parque 24”, en la ciudad de Guantánamo, acusado del supuesto delito de desacato.

Bartolo Cantillo, coordinador de UNPACU en esa provincia, dijo a Radio Martí que Batista Moya aseguró a su esposa que se declararía en huelga de hambre en protesta por su arresto. El activista fue detenido de forma violenta el pasado 16 de enero, explicó Cantillo.

“El día 15 fue un jefe de sector (…) y le dijo que tenía que presentarse en la unidad policial de Parque 24”, dijo el coordinador de UNPACU.

Cuando el activista preguntó cuáles eran los motivos por los que tenía que ir a la policía, el agente se negó a darle una explicación, a lo que Batista Moya respondió que no se presentaría en la unidad “sin una citación oficial”.

Un día después, el 16 de enero, fue detenido en su vivienda por “varios oficiales de la Seguridad del Estado y de la policía, y un oficial de búsqueda y captura”. Durante el arresto “le dieron golpes y se lo llevaron en la patrulla 603 para la unidad policial”, afirmó Cantillo.

Cuando la esposa se personó en el lugar para informarse sobre su situación, las autoridades le dijeron que el activista estaba acusado del delito de desacato.

“Ellos le inventaron al jefe de sector ese el delito de desacato, si él no hizo nada”, aseguró Cantillo. Entonces Batista Moya le dijo a su esposa “que se declaraba en huelga de hambre”, concluyó.

Desde la semana pasada, la UNPACU denuncia un aumento de la represión contra sus integrantes luego de que llevara a cabo una iniciativa de ayuda a la población: ofrecer alimento a las personas necesitadas en el municipio cabecera de Santiago de Cuba.

Según José Daniel Ferrer, líder de la organización, UNPACU ayuda con alimentos a unas 100 personas en la comunidad, que son “muy pobres”. También brindan medicamentos a muchas personas "que vienen de diferentes partes en busca de un analgésico o un antibiótico".

Actualmente su principal área de acción es el oriente cubano, donde la UNPACU tiene una amplia red de colaboradores que apoyan a personas necesitadas, lo que les ha valido el respaldo de la población en una de las zonas más pobres de Cuba.

La policía política del régimen detiene, intimida y golpea cuando le place a los miembros de la organización, que denuncian constantemente estos actos de acoso y violencia física.

Redactado con información de Radio Martí y ADN Cuba.