Activista de la UNPACU reclama atención médica para su madre, en estado vegetativo hace 23 años

Raida Feria Soria emplazó a las autoridades cubanas con un cartel colgado en la puerta de su casa, como única forma de conseguir que los médicos atendieran a su madre.
Anciana encamada. Foto: tomada de CubaNet
 

Reproduce este artículo

Una activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) denunció recientemente la falta de asistencia médica que ha afectado a su madre, una paciente diabética en estado vegetativo por 23 años, publicó el periódico independiente CubaNet.

Raida Feria Soria, de El Cristo, en Santiago de Cuba, llegó a colocar un cartel en la puerta de su casa con la pregunta “¿Dónde está la potencia médica?”, en referencia a los logros de la Salud Pública cubana enarbolados constantemente por el régimen de la Isla y la, entonces, contradictoria desatención de su madre.  

Feria Soria declaró a CubaNet que su madre se encuentra discapacitada hace 23 años, cuando sufrió una isquemia cerebral que la dejó postrada.

La falta de asistencia médica ha llegado a extremos, denuncia la santiaguera. Según la activista una vez los médicos a cargo del caso declararon a su madre como fallecida en la historia clínica.  

“Quiero denunciar ante el mundo que la asistencia médica a mi madre en todo este tiempo ha sido nula. A raíz de esto he tenido que aprender a cuidarla e irme perfeccionando”, dijo al medio digital antes citado.

Debido a las escaras que se han generado en el cuerpo de su madre por el largo periodo que lleva encamada, Feria Soria reclamó asistencia médica para la anciana. Sin embargo, no la consiguió hasta que colgó el cartel en la puerta de su casa.

“La Policía lo arrancó, pero logré llamar la atención”, expresó.

Por el reclamo de su hija, la anciana fue atendida en el Hospital Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba, pero a causa de la escasez de medicamentos los especialistas que se encargaron de la cirugía para remover las escaras recomendaron aplicar azúcar y miel de abeja en las lesiones.  

En otras ocasiones Feria Soria ya había tropezado con la falta de atención y de recursos en el Sistema de Salud Cubano. Incluso, tuvo que conseguir sondas por sus propios medios y colocárselas a su madre con la ayuda de una enfermera.

“Si fuera la madre de un general, de un ministro o de un coronel, la asistencia fuera óptima. Le hubieran proporcionado un colchón antiescaras y una silla de ruedas, pero como es la mía, la de una simple cubana de a pie, esto es lo que toca”, dijo la activista a CubaNet.

“Es por eso que no tengo nada que agradecerle a una revolución que se dice socialista, pero que en realidad no aplica la igualdad”, también aseguró.