Penas de 9 y 15 años para presuntos Clandestinos

El régimen condenó a severas penas, una de ellas de hasta 15 años de prisión, a los presuntos miembros del movimiento Clandestinos, que se adjudicó acciones de protesta a inicios del año anterior
Mural de Fidel Castro "vandalizado" por Clandestinos con sangre
 

Reproduce este artículo

El régimen condenó a severas penas, una de ellas de hasta 15 años de prisión, a los presuntos miembros del movimiento Clandestinos, que se adjudicó acciones de protesta a inicios del año anterior.

Este martes el Tribunal Provincial Popular de La Habana informó sobre el “juicio oral y público” contra Panter Rodríguez Baró (44 años de edad), Yoel Prieto Tamayo (29) y Jorge Ernesto Pérez García, los acusados de “profanación de algunos bustos del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, el 1 de enero de 2020”.

La agencia AP informa que el tribunal dio por probado que “aprovechándose de la oscuridad de la noche” en “la madrugada del primero de enero de 2020, comenzaron a derramar sangre de cerdo sobre cuantos bustos y pancartas de nuestro Héroe Nacional y demás próceres de la revolución [Fidel Castro] se encontraron”.

Según la nota, publicada en varios medios oficialistas, el 21 de diciembre último ocurrió el juicio por la Causa 61 del 2020 del tribunal municipal de Plaza de la Revolución. Se les adjudicó los delitos de “difamación de las instituciones y organizaciones y de los héroes y mártires, de carácter continuado, y de daños a bienes del patrimonio cultural”.

La versión del régimen asegura que con parte del dinero que habrían recibido de Estados Unidos por las acciones, los acusados compraron cocaína, y que una de las esculturas manchadas con sangre animal (la ubicada en la entrada de la revista estatal Bohemia), es tenida por “patrimonio cultural de la nación cubana”.

Una sanción conjunta de 15 años de privación de libertad fue impuesta a Panter Rodríguez, además de la obligación de “reparar el daño material causado, en correspondencia con el valor del bien afectado”.

A Yoel Prieto lo condenaron a nueve años de cárcel, y a uno a Jorge Ernesto Pérez –quien prestó el celular para que las acciones fueran grabadas y posteriormente subidas a las redes sociales–, además de la misma sanción accesoria para ambos que la impuesta a Panter.

El comunicado del Tribunal indicó que el juicio oral “contó con las garantías procesales” y los ciudadanos tienen derecho a apelar las sentencias.

En enero del 2020, medios de prensa oficiales mostraron un video de 11 minutos con declaraciones de los inculpados y recibos de la empresa de remesas Western Union con transferencia de dinero recibidas por los atacantes desde Estados Unidos, supuestamente para realizar las acciones.

Según el reporte policial, fueron “vandalizadas” 11 estatuas del prócer y tres pancartas con mensajes políticos. Los detenidos también fueron vinculados con pintadas anticastristas a comienzos de 2019 en la Universidad de La Habana.

Las acciones de Clandestinos causaron polémica porque, mientras algunos rechazaban la imagen de los bustos de José Martí ensangrentados, otros lo veían como un gesto válido de activismo que simbolizaba la afrenta mayor que el castrismo había hecho contra ese héroe independentista y su ideal de república democrática.

Luego de conocer las condenas, la activista Ana Olema, señalada por la Seguridad del Estado como la supuesta financista de Clandestinos rechazó este martes el proceso, y negó su vinculación.

“¡Esto es ya demasiado! El colmo del cinismo, el colmo del abuso, después de un año presos sin la más mínima prueba de nada, sin haber mostrado nada, víctimas del escarnio público y la difamación a niveles desconocidos, sin protección, vulnerables como tantos cubanos y cubanas, hoy nos encontramos ante esta desfachatez de un sistema desesperado que colapsa, y que busca a toda costa darles un escarmiento a los jóvenes que hoy se levantan por Cuba y contra la dictadura”, expresó en su página de Facebook.

“Estuve UN AÑO ENTERO esperando que se me mostraran cuáles eran las pruebas que tenían contra Panter y sus supuestos aliados, y que me colocaban a mí como autor intelectual (…) de algo que no tienen cómo probar. Al principio dijeron que les iban a acusar por tráfico [de drogas], hoy sin evidencias legítimas crean una Ley de último minuto y niegan lo que antes dijeron”.

Sobre un video divulgado mucho antes de celebrarse el juicio, condenándolo prácticamente ante la opinión pública, en el que Panter Rodríguez se auto inculpó, dijo Olema: “Esperé paciente, porque yo quiero saber por qué SE ME MENCIONÓ a mí en sus mentiras... porque yo sé plenamente que Panter mi hermano, que tú hiciste esas declaraciones bajo coacción, bajo amenazas, bajo abuso… y que te obligaron a mentir aquella noche, ¡¡¡porque a la verdad nunca más han podido sacarte diciendo nada!!!”

“¡¡Yo exijo que ahora me muestran tu proceso!! ¡¡Cuáles son los elementos, porque no vamos a tolerar!!”, declaró Olema en su post.