20500 dólares por 200 laptops para estudiantes en Cuba: investigan corrupción en Sudáfrica
La antigua asistente personal de Ace Magahsule, ex primer ministro del Estado Libre en Sudáfrica, dijo que parte del dinero solicitado por el político al empresario Ignatius Mpambani, se usó para ayudar a estudiantes en Cuba
Ace Magahsule junto al vicepresidente de Cuba, Salvador Valdés. /Foto: Twitter
 

Reproduce este artículo

Moroadi Cholota, quien fuera asistente personal del ex jefe del Estado Libre en Sudáfrica, Ace Magahsule, aseguró este viernes que una parte del dinero solicitado por el ahora presidente del Congreso Nacional Africano al empresario Ignatius Mpambani, fue utilizado para ayudar a estudiantes pobres en Cuba.

Cholota, que trabajó para Magashule desde 2013, ofreció testimonio ante el vicepresidente de justicia, Raymond Zondo, que preguntó, entre otras cuestiones, por los correos electrónicos que envió el político al empresario solicitando dinero, informó la plataforma independiente de noticias IOL.

Ace Magashule fue Primer Ministro del Estado Libre entre 2009 y 2018, y actualmente está siendo investigado en Sudáfrica por su presunta implicación en delitos de corrupción.

De acuerdo con la información, las solicitudes de dinero oscilaron entre cantidades equivalentes a 17 mil y 34 mil dólares.

Las autoridades creen que existe relación entre esas solicitudes y un posterior contrato otorgado por el gobierno del Estado Libre en 2014 a Diamond Hill, una empresa propiedad de Mpambani, que fue baleado en 2017. De acuerdo con uno de los testimonios, no se siguieron los procedimientos requeridos para una debida licitación. Además, se acusó a Magahsule de desviar fondos de ese proyecto en particular “para financiar y ayudar a sus asociados cercanos”.

“Recibimos correos electrónicos de varias personas que decían que necesitaban vuelos y solicitudes de alojamiento, y escribieron a la oficina del Primer Ministro para pedir apoyo. En la mayoría de los casos, serían estudiantes, artistas o atletas que solicitaban fondos”. La gente vendría y los referiremos a los departamentos relevantes. Habían venido a la oficina del primer ministro y decían que habían agotado todas las vías”, explicó Cholota.

 

 

Según su testimonio, también solicitaron fondos a otros empresarios. Y ante la pregunta del destino de una solicitud a Mpambani de unos 34 mil dólares, respondió que estaban destinados a “los estudiantes en Cuba”, y que el empresario pagaría así por sus computadoras personales (laptops).

Finalmente habrían conseguido una mejor oferta: “Creo que se reunieron con el Sr. Mpambani en Cuba y él se comprometió a comprar las computadoras portátiles de los estudiantes. (…) Compraron 200 computadoras portátiles a un costo de R 300 000 [unos 20 mil 500 dólares]”, aseguró la asistente de Magahsule.

A finales de noviembre la prensa sudafricana reveló la noticia del fracaso de un programa de Asesores Técnicos Cubanos en ese país, impulsado por Magashule. El programa fracasó tras cuatro años y una inversión de 84,7 millones Rands (que equivalen a unos 5.7 millones de dólares estadounidenses). 

El reporte sugería un posible caso de lavado de dinero y explotación laboral.

El plan involucraba a 37 ingenieros cubanos, de los cuales solo 3 permanecían aún en Sudáfrica, porque el resto abandonó el país. Los cubanos fueron recibidos en mayo de 2015, con una ceremonia de lujo que habría costado más de 34 mil dólares.

Además de esto, el programa gastó aproximadamente 3,7 millones de dólares en salarios, 433 mil dólares en boletos de avión, más de un millón de dólares en alojamiento, cerca de 338 mil dólares en “vehículos gubernamentales”, 16 mil 575 dólares en clases de idiomas, 4 mil 384 dólares en lecciones de manejo, y otros 162 mil 375 dólares por concepto de “viajes y subsistencia”.

Además de las quejas por falta de trabajo de los cubanos, las autoridades judiciales recibieron denuncias que aseguran que recibían aproximadamente 540 dólares de los más de 3 mil 300 que se les prometió como salario. El resto habría ido a parar a las arcas del gobierno cubano, aunque se cree que políticos y funcionarios del gobierno provincial también podrían haberse beneficiado.