“Menos miedo y más solidaridad”: mensaje de Saily González por el 15N

“El miedo de las personas dentro de Cuba condena a los que estamos en primera línea, condena a más tiempo de prisión a los encarcelados por motivos políticos” dijo a ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

La emprendedora Saily González Velázquez, una de las promotoras de la Marcha Cívica por el Cambio convocada para el próximo 15 de noviembre, pidió a los cubanos “menos miedo y más solidaridad” con los activistas pro democracia y los presos políticos.

“Es necesario menos miedo y más solidaridad. El miedo de las personas dentro de Cuba ahora mismo, condena a los que estamos en primera línea, condena a más tiempo de prisión a los encarcelados desde el 11 de julio y antes también”, declaró la integrante del grupo Archipiélago, en entrevista con ADN Cuba.

“En cambio la solidaridad acelera el resultado, que va a ser inevitablemente la transición democrática y el respeto a los derechos humanos en Cuba”, añadió Velázquez, firmante junto a una veintena de personas del documento que notifica la realización de la marcha en la ciudad de Santa Clara.

La activista opina que los cubanos “no podemos seguir virando la cara cuando algo está pasando, no podemos seguir haciendo oídos sordos. Tenemos que pronunciarnos. (…) Alcen su voz y respondan [al gobierno], porque por no responder es que hoy estamos como estamos y tantas personas sufrimos la represión de la dictadura cubana sobre nosotros, nuestras familias y amigos”, pidió.

El exilio puedo ayudar “visibilizando la situación que tenemos en Cuba, la situación de los presos políticos. Todos queremos democracia, todos queremos una transición democrática, pero creo que la prioridad son esas personas que están presas injustamente”.

“En la medida de sus posibilidades (…) difundan imágenes de los presos políticos del 11 de julio y los anteriores y compartan sus historias. La visibilización de esa persona que hoy está en una celda, que su madre tiene un plato de comida menos encima de la mesa, la denuncia de la situación de esa persona cuenta, ayuda…”

González continuó dirigiéndose a la Diáspora y dijo que en noviembre “necesitaremos otros apoyos, como marchas paralelas a las que hagamos aquí, como el 11 de julio cuando se demostró que, si Cuba estaba en la calle ustedes también, (…) que nos ayuden a que tengan más alcance los videos de la marcha”.

La joven activista aseguró que a los represores de la Seguridad del Estado y funcionarios gubernamentales “no les tengo odio y mi forma de ser no me permite albergar miedo”.

Afirmó que, cuando la interrogan o acosan, también les da un mensaje: “Ustedes no se pueden creer lo que están diciendo de nosotros. (…) Saben que lo que están haciendo [para impedir la marcha] es mentira, es injusto. Ustedes saben que nuestra lucha es justa y nos somos 4 gatos, somos miles de personas y no más por el miedo que han sembrado en Cuba durante los últimos 62 años”.

El martes 12 de octubre, luego de que el régimen declaró “ilícita” la Marcha Cívica por el Cambio que promueve el grupo contestatario Archipiélago, Saily González calificó de “manipulaciones y mentiras” las justificaciones para rechazar la manifestación pacífica.

“Era lo que esperábamos. No estábamos esperando que nos dijeran que sí (…) pero los vericuetos legales y argucias que mencionan para declarar ilícita nuestra marcha, no responden de ninguna manera a lo expresado en la carta de notificación”, afirmó en una directa en Facebook.

“Nunca dijimos que nosotros estamos en contra de ese 'socialismo irrevocable' que refrenda una Constitución por la cual dicen que voto una mayoría”, explicó González.

Aclaró que, aunque así fuera, “el gobierno no está reconociendo a las minorías (…) y eso está mal, debe ser cambiado (…) nos sentimos excluidos los que no votamos por esa Constitución y somos también ciudadanos con derechos”.

“¿Cómo van a decir que las razones de la marcha no son lícitas, después de toda la represión del 11 de julio en Cuba que está reconocida a nivel mundial incluso por las Naciones Unidas? Nuestra marcha es precisamente contra la violencia”.

La activista denunció que el intendente de Santa Clara, Eduardo Andrés Román Duarte, la amenazó con prisión diciendo que “al notificar la marcha estábamos incurriendo en delitos que están en el Código Penal”.