Skip to main content

Cubano denuncia que no hay marcapasos para su abuela

“Llevamos 22 días buscando un marcapasos. No lo hay en toda Cuba”, dijo un joven residente en Estados Unidos, a quien tampoco permiten llevar el dispositivo para su abuela

Actualizado: 12 October, 2022

 

Milkos Danilo Sosa, un joven residente en Miami, en los Estados Unidos, denunció en redes sociales este miércoles que en Cuba no se encuentra el marcapasos que necesita su abuela para tratar su afección cardíaca.

“Llevamos 22 días buscando un marcapasos. No lo hay en toda Cuba”, afirmó Sosa en una publicación de Facebook.

De acuerdo con su testimonio, la anciana ha tenido todo ese tiempo “la frecuencia cardíaca como una montaña rusa. Y como vive en Cuba, no hay nada que hacer”.

El marcapasos es un pequeño dispositivo operado con baterías o pilas eléctricas que detecta cuándo el corazón está latiendo de forma muy lenta o irregular; entonces envía una señal al órgano y lo hace latir al ritmo correcto.

Las autoridades cubanas culpan al embargo de Estados Unidos por la falta de “marcapasos y otros dispositivos” en el país. Una nota publicada en 2021 por el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, recoge las declaraciones al respecto de Ángel Esteban Miranda Fragoso, subdirector clínico del Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech.

El doctor y funcionario afirma que los marcapasos se compran en “mercados lejanos en Asia y Europa, cuando lo ideal fuera poder obtenerlos en Estados Unidos”. Según Miranda, “el encarecimiento del precio de los aparatos está determinado por la inexistencia de un libre comercio” con EE. UU. y porque “algunas de las empresas productoras tienen acciones norteamericanas, lo cual las hace vulnerables a recibir sanciones”.

Sin embargo, Cuba puede importar medicinas e insumos médicos desde los Estados Unidos, así como alimentos, con una licencia que emite el Departamento del Tesoro.

Además, según Milkos Danilos Sosa “la aduana cubana no permite entrarlo [el dispositivo] si lo consigues fuera”.

Otros cubanos se han visto obligados a recurrir a las redes sociales para pedir ayuda por la falta de marcapasos, como fue el caso de Ivo Laffite Rodríguez, quien en abril del presente año publicó un mensaje dirigido a sus amigos y familiares residentes en Estados Unidos en el que explicaba que su padre, Aurelio Laffite Batista, tenía desde hace ocho años un dispositivo que necesitaba reemplazar, pero “en Cuba no hay”.

Por otra parte, más de 140 medicamentos escasearon durante la primera mitad de 2022 en Cuba debido a la “falta de materias primas” para producirlos, según dijeron los directivos de la compañía estatal BioCubaFarma Prensa Latina.

Sin embargo, a pesar de las carencias de fármacos, insumos y dispositivos médicos en la isla, atribuidas por el régimen al embargo, el Grupo Empresarial BioCubaFarma exporta medicamentos a 73 países.