Atalanta vs PSG: El fútbol romance, los petro-dólares y una posible sorpresa
Hoy es miércoles y empiezan los cuartos de final de la Champions League, una competición que ha cambiado radicalmente su formato debido a la pandemia del COVID-19
 

Reproduce este artículo

Hoy es miércoles y empiezan los cuartos de final de la Champions League, una competición que ha cambiado radicalmente su formato debido a la pandemia del COVID-19 y que ahora es a partido único, que es lo mismo que decir “matar o morir” en Lisboa.

El duelo que abrirá esta fase será el del PSG de Neymar, Mbappé y compañía ante el Atalanta de Papu Gómez y Duvan Zapata, quienes se verán las caras desde las 3:00 p.m. en el estadio del Benfica. El dato que mejor representa la disparidad entre ambos elencos es el salarial: según una reciente publicación del diario francés L'Equipe, Neymar cobra 36 millones de euros por año, mientras que el plantel entero del Atalanta se queda en (unos nada despreciables) 35 millones.

Desde que el emir de Qatar, Nasser bin Al-Khelaifi, compró en 2011 al club parisino con ayuda del por entonces presidente francés Nicolas Sarkozy, la Champions fue su esquiva obsesión. Temporada tras temporada, ha asaltado (a pérdida) el mercado de pases con fichajes escandalosos y nunca llegó siquiera a semifinales del certamen europeo, conformándose con las conquistas locales (ganó 7 de 9 ligas).

El destino, esta vez, les ayudó colocándoles en el lado “pobre” del organigrama. No hay una sola “orejona” del lado izquierdo donde también se encuentran sus rivales y el Atlético Madrid frente al Leipzig. En París sienten que es su oportunidad, pero tienen en el romántico de Gian Piero Gasperini un difícil escollo que superar.

El Atalanta es un equipo modesto con alma de gigante. Sus resultados y juego contundente son propios de equipos grandes del continente. Quedaron terceros en la Serie A siendo el conjunto que más goles anotó (98) en toda Italia y solo superados por el Bayern (100) y el Manchester City (102) en toda Europa.

La buena noticia para Thomas Tuchel es que recupera (milagrosamente) a Kylian Mbappe que, casi con total seguridad, estará disponible para esta tarde. A los que no pudo recuperar fueron a Verrati y Kurzawa (ambos lesionados) y también la baja confirmada por sanción de Di María. Por parte de los italianos, tienen dos pérdidas considerables: Pierluigi Gollini (su arquero titular) y Josip Ilicic, ambos lesionados.

Debe ser un partido muy bonito, al menos es lo que se espera de dos equipos que por filosofía no se van esconder. El PSG, por puro orgullo, saldrá a blandir su espada sin piedad sobre sus oponentes, mientras que los italianos no tienen (porque nunca lo han tenido) miedo al intercambio cuerpo a cuerpo. Ellos si reciben, contragolpean, y si dan primero no se repliegan, vuelven a atacar.

Está cantado que Tuchel saldrá con tres contenciones, no es para menos, Marquinhos, Gana y Ander (o Paredes) intentarán destruir las organizadas y planeadas líneas de Gasperini, ahí va a estar la clave para que Neymar e Icardi puedan pinchar el arco rival sin muchos contratiempos.

Todo puede pasar en 90 minutos en un terreno neutral, cualquier predicción puede perfectamente fallar en una noche de Liga de Campeones, pero este cuento, a diferencia de los de Walt Disney (al menos para mí), termina con el ricachón llevándose a la doncella. Creo que aún cuando todos sentimos gran empatía por el Atalanta, el París Saint-Germain tiene todas las papeletas para estar en semifinales esta tarde después que finalice el encuentro.

Solo queda esperar y disfrutar.

Mientras tanto en la Europa League

Este martes quedaron definidos las semifinales de la Europa League luego de las victorias del Manchester United (1-0 al Copenhague), Inter Milan (2-1 al Leverkusen), Sevilla (1-0 al Wolves) y Shakhtar (4-1 al Basilea). La competición menor de la UEFA ahora depara los enfrentamientos United-Sevilla el próximo domingo, y Shakhtar-Inter el lunes de la semana que viene.