Roland Garros se jugará con público
El conocido torneo Roland Garros, epicentro de la temporada de tierra batida, contará con la presencia de hasta el 60% de la capacidad de las canchas en que se dispute a partir del próximo 21 de septiembre
Roland Garros se jugará con público

Mientras las autoridades del tenis en Estados Unidos se preparan para realizar una versión acortada y sin público del US Open, la Federación Francesa de Tenis (FFT) anunció este jueves que en una semana estarán a la venta las entradas para la próxima edición del Abierto de París.

El conocido torneo Roland Garros, epicentro de la temporada de tierra batida, contará con la presencia de hasta el 60% de la capacidad de las canchas en que se dispute a partir del próximo 21 de septiembre.

Así lo hizo saber la FFT en un comunicado donde aclaró que las capacidades estarán a disposición de los miembros de clubes asociados a este organismo a partir del 9 de julio y una semana después para el público general.

"La FFT adaptará la forma en que los espectadores se mueven dentro del estadio para garantizar que se respeten las medidas de barrera y el distanciamiento social", explica el comunicado.

Asimismo, las autoridades del torneo pospuesto de mayo hacia septiembre recomendaron el uso de la mascarilla en las inmediaciones del estadio, medida que será obligatoria para cualquier espectador “que se mueva en un radio de 12 hectáreas del estadio Roland Garros”.

La FFT no permitirá que más de cuatro personas puedan sentarse juntas en un grupo y se deberá mantener un asiento vacío entre cada grupo pequeño de gente en una misma hilera.

El Comité Organizador aclaró en la web oficial del evento que las circunstancias actuales les impiden garantizar la locación exacta de su asiento a los clientes y esta les será informada a mediados de septiembre.

Si la situación epidemiológica global mejorase, aclara la nota, podrían ponerse más asiento a disposición del público, pero si fuese lo contrario los organizadores reembolsarían las entradas extras vendidas.

La presencia del español Rafael Nadal —máximo ganador del evento con 12 trofeos y campeón de las tres últimas ediciones— es aún una incógnita, pues el mallorquín ha asegurado en varias ocasiones que su postura ante la pandemia de la COVID-19 es de máxima cordura.

Asimismo, resta por conocerse el compromiso de la australiana Ashley Barty y la rumana Simona Halep, últimas dos titulares del evento femenil del Roland Garros, que acogió a las féminas 6 años después de su fundación en 1891.

Luego de que el torneo de Wimbledon anunciara una cancelación histórica —protegidos por un seguro que evita el colapso económico del torneo y la federación que lo respalda— la Asociación de Tenis Profesional junto a la FFT se apresuraron a posponer el Abierto de Francia.

Con la ayuda del gobierno federal, el US Open logró reubicar su torneo y esquivar las pérdidas millonarias de una cancelación, algo similar a lo que intentarán los organizadores de Roland Garros, siempre que la osadía de permitir público no les cueste aún más cara.