Fiscales de EEUU pidieron incautar cuatro barcos que llevan combustible iraní a Venezuela
La demanda señala que un empresario utilizó compañías con sede en Emiratos Árabes Unidos para tratar de disimular el origen del carburante
Tanquero iraní en la refinería El Palito, Puerto Cabello, Venezuela
 

Reproduce este artículo

En un intento por frenar los lazos entre Irán y Venezuela, fiscales federales de Estados Unidos presentaron una demanda anoche para incautar cuatro buques con gasolina que Irán está enviando a Venezuela, con el objetivo ahogar la colaboración económica entre dos de sus principales enemigos.

De acuerdo a lo que informó The Wall Street Journal, los fiscales norteamericanos tienen como meta no solo evitar la entrega del combustible iraní a Venezuela, que comenzó el mes pasado, sino también privar a Teherán de los ingresos de la carga y disuadir futuros envíos.

Esta acción es la última de una serie de medidas que Estados Unidos ha tomado contra Irán y su aliado, como parte de una amplia operación para presionar a los regímenes de Teherán y Caracas para que cumplan con las demandas estadounidenses.

Zia Faruqui, fiscal federal para el Distrito de Columbia, alegó que un empresario iraní afiliado al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica organizó las entregas a través de una red de compañías fantasmas para evadir las sanciones de EEUU.

The Wall Street Journal aseguró que el empresario iraní Mahmoud Madanipour utilizó compañías con sede en Emiratos Árabes Unidos para manejar las ventas, falsificando el origen del combustible y organizando transferencias peligrosas en medio del mar. Madanipour también había tratado de organizar entregas a China y Malasia, agregaron los investigadores.

Los fiscales también subrayaron que Irán aún tiene vínculos financieros con otros países, a pesar de la campaña de presión de Washington.

Un representante que actúa en nombre de los compradores chinos supuestamente le preguntó a Madanipour si los pagos por el crudo iraní podrían hacerse en otros destinos, sugiriendo a Omán o Dubai. “Podemos recibir pagos en Omán, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Italia y Alemania”, habría respondido Madanipour.

Con la llegada a la presidencia de Venezuela de Hugo Chávez en 1999, las relaciones entre Teherán y Caracas se estrecharon, tendencia que ha seguido profundizando el régimen de Maduro. “El gobierno de Estados Unidos fue obligado a respetar el derecho al libre comercio entre países”, dijo desafiante al canal estatal VTV el embajador de Irán en Venezuela, Hojjatollah Soltani, apenas acordado el pacto entre los países para el envío de combustible.

Washington repudió la reelección de Maduro en 2018 al denunciarla como fraudulenta. Reconoce, en cambio, junto a medio centenar de gobiernos de todo el mundo, al líder legislativo Juan Guaidó como presidente interino. Justamente Guaidó denunció que Venezuela pagó el combustible iraní con “oro de sangre”, extraído ilegalmente en las minas de sur del país.