Mejor badmintonista cubano se fuga en México y llega a EE.UU.

El atleta Osleni Guerrero arribó a Estados Unidos en días recientes junto a otros dos deportistas de una delegación cubana en México
Osleni
 

Reproduce este artículo

Osleni Guerrero, el mejor badmintonista cubano de la historia, se fugó en México durante el evento “Future Series 2022” y arribó a Estados Unidos en días recientes, informaron varios medios deportivos.

“No solo Osleni Guerrero Velazco, sino también sus compañeros Leodannis y Thalia tampoco se presentaron al torneo y también abandonaron la delegación de Cuba. Los tres que fueron al torneo abandonaron la delegación. Para San Salvador y Santiago de Chile habrá que ir con equipo nuevo”, escribió en Facebook el periodista oficialista Raúl Rodríguez.

Por su parte, la revista deportiva Play Off Magazine confirmó la noticia de que “[...] Leodannis Martínez y Thalía Mengana, los otros dos miembros de la selección, tampoco se presentaron”. Se presume que se fugaron juntos y que, al igual que Osleni, ya están en suelo norteamericano.

Sobre el suceso, un seguidor del atleta en las redes comentó: “Ya la noticia es quién vira, no quién se queda. Campeón, gracias por todo, fui testigo de tu crecimiento y de la gran persona que eres, Osleni Guerrero Velazco”.

A sus 32 años el atleta era considerado el mejor de su especialidad en Cuba y había estado contratado en varias ocasiones en el exterior. Había logrado varias preseas para Cuba en eventos regionales como los Centroamericanos y Panamericanos y se convirtió en el primer badmintonista cubano en llegar a unos Juegos Olímpicos, en Río 2016.

En 2018 Guerrero ofreció declaraciones a la revista Play Off Magazine sobre su desarrollo y su futuro en el badminton cubano. Por esa época estaba situado entre los primeros 50 del ránking de la disciplina.

En esa conversación recordó el apoyo que recibió de su familia en los inicios: “Mi madre atesora todas mis medallas a modo de colección. A mí nunca me faltó ese empujón familiar. Por ejemplo, siempre he sido de pies calientes con respecto a los zapatos. Eran tiempos duros. Los sacrificios que hizo mi madre en esa época para comprarme tenis y que pudiera entrenar, fueron grandes. Un solo par me tenía que durar mucho tiempo. Se rompían y les pasaba esparadrapo”.

 

Recomendaciones

 

Relacionados