Régimen preocupado por visas a peloteros que irán a Florida

El equipo Cuba de béisbol que participaría en el torneo preolímpico de la Florida (Estados Unidos), todavía no cuenta con visado para viajar, a solo tres días del primer juego previsto en la preparación
Lanzador de equipo cubano de béisbol. Foto: CubaSí
 

Reproduce este artículo

El equipo Cuba de béisbol que participaría en el torneo preolímpico de la Florida (Estados Unidos), todavía no cuenta con visado para viajar, a solo tres días del primer juego previsto en la preparación, lamentó un funcionario deportivo del régimen este lunes 24 de mayo.

Luis Daniel Del Risco, jefe de Reglas y Arbitraje y tesorero de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) al medio oficialista Cubadebate. Según él, el equipo “está sujeto a la gestión realizada en la embajada de los Estados Unidos en La Habana, la cual aún no ha resuelto las visas”.

Del Risco dijo que, según los planes pre competencia, la delegación deportiva ya debería estar en la sede: “Como Federación no hemos renunciado a los juegos contra República Dominicana y Nicaragua, los días 27 y 29 de mayo, porque son un componente importante de la preparación”.

El funcionario declaró que “es responsabilidad de Estados Unidos, en su condición de anfitrión del certamen, solucionar el tema del visado para que los cubanos puedan asistir al preolímpico de la Florida”, certamen que se disputa para acceder a un solo cupo directo a los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Cuestión de Estado

El régimen cubano le presta mucha atención a la posibilidad de jugar en la Florida. El presidente designado, Miguel Díaz-Canel, asistió el 20 de mayo a los entrenamientos del equipo que iría al Torneo Preolímpico de Béisbol a desarrollarse a finales de mayo. Al parecer, ante el temor de probabilidades de fugas de algunos jugadores del equipo, sobre todo los más jóvenes, el mandatario castrista fue a presionar ideológicamente con una “charla patriótica” a los atletas.

Según Cubadebate, el llamado “intercambio” sucedió poco antes del entrenamiento de la jornada en el capitalino estadio Latinoamericano, en La Habana.

Allí hicieron el típico recorrido histórico, como si el funcionario del Partido Comunista nunca hubiese puesto un pie en el Latino. Dejó firmas en los pasillos y habló directamente con el mánager del equipo Armando Ferrer y los veteranos jugadores, Frederich Cepeda, Roel Santos y Lázaro Blanco.

Díaz-Canel hizo política llamando a que el equipo se entregara en el terreno de pelota con “consagración” y “dignidad”. Pidió que se sacrificaran para conseguir el ansiado boleto a los Olímpicos de Tokio, aunque todos los entendidos saben que será algo muy difícil de conseguir debido a que tendrían que pasar por encima de elencos con mayor calidad como Venezuela, Puerto Rico o el propio Estados Unidos.

Como si fuera poca la presión, también estaban otros funcionarios del Partido Comunista, como el espía Gerardo Hernández, condenado en Estados Unidos por sus actividades de inteligencia en el sur de la Florida.

Pero la visita, según el semanario deportivo Jit, no se quedó solo allí, sino que se extendió hasta la tarde-noche en un “encuentro diseñado en función de la modelación concebida por los estrategas para la actual etapa de trabajo”.