No esperó ni la Serie Élite: otro pelotero cubano sale de la isla... y siguen sumando

El pelotero espirituano había sido convocado por el equipo “Ganaderos” para la Liga Élite, pero no esperó más y tomó la vía de Nicaragua rumbo a Estados Unidos
pelotero cubano Dismany Ortiz
 

Reproduce este artículo

El pelotero cubano Dismany Ortiz, titular con los Gallos de Sancti Spíritus en Series Nacionales y llamado con Ganaderos a la I Serie Élite del béisbol cubano, salió de la isla en las últimas horas rumbo a Estados Unidos, informó el periodista Francys Romero.

El reporte señala que “Ortiz, de 25 años y natural de Trinidad, figuraba en el roster de Ganaderos de la venidera Liga Élite. El también jardinero comenzó la ya acostumbrada ruta por los países de Centroamérica. El objetivo es llegar a los Estados Unidos, de acuerdo a las mismas fuentes”.

Ortiz contaba con cuatro Series Nacionales, siempre con los Gallos espirituanos. En la última campaña, el bateador zurdo acumuló 323 de average, con .449 de OPB, seis dobles, dos vuelacercas y 16 carreras impulsadas. En más de 150 turnos al bate, solo se ponchó en 12 ocasiones.

Romero desconoce si Ortiz estaría pensando en retomar su carrera deportiva en Estados Unidos, aunque reconoce que “tiene juventud para continuar dentro del béisbol”.

“Quizás no sea la vía del sistema de MLB, pero puede intentarlo en las diferentes ligas independientes o invernales dentro y fuera de Estados Unidos”, agregó el especialista sobre el futuro del pelotero.

Hace menos de una semana el propio reportero informó, igualmente, de la salida del expelotero cubano Ciro Silvino Licea. El exlanzador granmense y actual entrenador de pitcheo de los Alazanes se sumó al creciente éxodo de destacados atletas y exatletas cubanos que salen de Cuba para llegar a Estados Unidos.

A partir de comentarios de fuentes cercanas a Licea, Romero detalló que el integrante de equipos Cuba por más de 10 años salió del Aeropuerto Internacional de La Habana para iniciar una travesía por varios países centroamericanos hasta alcanzar la frontera sur estadounidense y reencontrarse con su esposa, la cual salió también de Cuba hace dos meses.