MLB: Se agudizan las medidas y Cuba es noticia otra vez
Ante las constantes apariciones de pequeños brotes en los equipos de Grandes Ligas, la organización ha decidido extremar las medidas de seguridad para jugadores, entrenadores, árbitros y personal de las franquicias
MLB: Se agudizan las medidas y Cuba es noticia otra vez
 

Ante las constantes apariciones de pequeños brotes en los equipos de Grandes Ligas, la organización ha decidido extremar las medidas de seguridad para jugadores, entrenadores, árbitros y personal de las franquicias.

Las restricciones, si bien ya estaban formuladas desde antes del comienzo de la temporada, serán evaluadas con mayor rigurosidad a partir de este jueves, según informó MLB a todos sus equipos en un comunicado obtenido por la prensa.

Menos sobre el terreno, donde solo los umpires serán obligados a usar la mascarilla mientras no interfiera con la realización de su trabajo, el resto de las áreas donde interactúan los miembros de las Grandes Ligas conllevan el uso de las medidas de protección, incluyendo el dogout y el bullpen.

De acuerdo con el reporte de Associated Press, a cada equipo le ha sido asignado un “oficial de quejas”, quien debe velar por el cumplimiento de medidas como el uso de la mascarilla en el dogout y la total eliminación de apretones de mano y escupidas.

Los infractores repetitivos, aclaró MLB, podrían ser suspendidos por lo que resta de temporada, incluyendo los playoffs.

En los hoteles, los equipos han recibido instrucciones de proporcionar una gran sala privada, un salón de baile, por ejemplo, donde el personal y los jugadores pueden obtener alimentos y otras comodidades con suficiente espacio para mantener su distancia.

Asimismo, para abandonar los hoteles donde se alojan, los jugadores deberán contar con el consentimiento de la directiva del equipo y los oficiales asignados por la MLB.

En medio de esta situación, los peloteros cubanos cosechan notables actuaciones individuales, que los mantienen cerca del liderato en varios departamentos, en su mayoría ofensivos.

Tal es el caso del campocorto de los Orioles de Baltimore, José Iglesias, quien consiguió su sexto doble de la temporada regular en la doble derrota de su equipo ante los Marlins de Miami (1-0 y 2-1).

Con ese batazo de dos bases, Iglesias quedó a solo uno del liderato en Grandes Ligas en este importante departamento, sumando ese logro a su promedio de .458.

Por su parte, Yulieski Gurriel cumplió su cometido como cuarto bate de los Astros de Houston en la derrota ante los Cascabeles de Arizona (14-7), al conectar jonrón.

Fue su único jit en 3 turnos oficiales, pero con ello consiguió su segundo cuadrangular de la campaña al desaparecerla a más de 400 pies de distancia entre los jardines izquierdo y central.

Las buenas noticias se extendieron hasta Tampa Bay, donde Yandy Díaz consiguió 2 jits en 4 turnos, ambos dobles, en la derrota de las Rayas ante los Medias Rojas de Boston (0-5).

El infielder villaclareño había experimentado un pobre comienzo de temporada al bate, pero parece que comienza a reencontrarse con la forma que le ganó un puesto de regular el año pasado.

Por su parte, los cuatro cubanos de los Medias Blancas de Chicago tuvieron jornadas distintas, pues Luis Robert y Yasmani Grandal consiguieron un jit en 4 turnos válidos, lo cual extiende a 5 partidos su racha de encuentros con al menos un imparable.

Mientras que José Abreu se marchó sin jits en 3 turnos, con una base y un ponhe y Yoan Moncada consiguió un sencillo en 4 viajes al home, con un ponche, en la derrota 0-1 ante los Cerveceros de Milwaukee.

Lourdes Gurriel Jr. fue blanqueado en 3 oportunidades, aunque rescató un boleto y protagonizó un gran fildeo contra la cerca del jardín izquierdo, mientras que en ese mismo partido Adeiny Hechavarría salió a la defensiva para los Bravos de Atlanta en la victoria 2-1 sobre los Azulejos.

Jorge Soler continúa sin mejorar sus números y falló en los cuatro intentos legales que tuvo en la derrota de los Reales de Kansas City ante los Cachorros de Chicago (6-1).

Finalmente, Yoan López trabajó una entrada para los Cascabeles sin permitir jits ni carreras.