Leonys Martín y Dayán Viciedo movilizan a su equipo en Japón por el “SOS Cuba”

Los prestigiosos peloteros villaclareños de la liga nipona sumaron al resto de los integrantes de su equipo para vestir el mensaje de apoyo a la isla
Viciedo y Leonys
 

Reproduce este artículo

Los prestigiosos peloteros villaclareños de la liga nipona, Leonys Martín y Dayán Viciedo sumaron al resto de los integrantes de su equipo para vestir el mensaje de apoyo a la isla: “SOS Cuba”.

El equipo Chiba Lotte Marine de la Liga Japonesa de Béisbol (NPB) donde juega el corralillense Leonys Martín se sumó a la campaña de apoyo al pueblo cubano en estos momentos de represión e insalubridad al vestir con una camiseta con el hastag que se internacionalizó en la lucha.

Martín junto a sus colegas apareció en una imagen posteada por el propio pelotero villaclareño donde se les ve en la parte delantera de sus camisetas el hastag, en un fondo negro con la bandera cubana. A su lado, aunque no es del mismo equipo, sino de los Dragones de Chunichi, estaba su coterráneo, el también villaclareño Dayán Viciedo.

“Apoyo total para mi país”, escribía el pelotero en una de sus historias de Instagram al tiempo que promocionaba una petición para que el gobierno de Japón se pronunciara sobre la situación de Cuba. De hecho, el gobierno acaba de posponer la visita del canciller nipón Sr. Toshimitsu Motegi.

El canciller tenía planificado volar este lunes a Cuba, pero fue suspendido, dijeron funcionarios cubanos y japoneses citados por la agencia de noticias Kyodo. La suspensión ocurre pocos después de las protestas acaecidas el pasado domingo 11 de julio contra el régimen. Todavía se mantiene la represión y el encarcelamiento de cientos de jóvenes por toda la isla.

Motegi estaba realizando un recorrido por varios países de América Latina y el fin de semana se había reunido en Guatemala con su homólogo, Pedro Brolo. Allí había dicho que compartían con ese país los valores universales como el estado de derecho, la democracia y el respeto a los derechos humanos. Al parecer el canciller nipón vio que en Cuba nada de esto se cumplía.