Cubanos esperan escuchar a Yoenis Céspedes
Muchos admiradores cubanos de Yoenis Céspedes, dentro y fuera de la Isla, esperan escuchar de su propia boca el por qué de su abrupto abandono de la temporada 2020
Cubanos esperan escuchar a Yoenis Céspedes
 

Muchos admiradores cubanos de Yoenis Céspedes, dentro y fuera de la Isla, esperan escuchar de su propia boca el por qué de su abrupto abandono de la temporada 2020.

Todo lo dicho hasta ahora ha sido parte de “terceros’.

La prensa de Nueva York que se encarga de seguir a los Yanquis y a los Mets ha puesto en dudas que la causa principal de su deserción fuera relacionada con la  COVID-19 como dijera el gerente general de la franquicia Brodie Van Wagenen.

Según el New York Post,  un amigo de Céspedes que no fue identificado dijo:  "Debido a los recientes brotes y al  tener un familiar con una afección preexistente, Yoenis sintió que la decisión de optar por no participar era la mejor para él y su familia".

Pero el propio diario afirmó que “múltiples fuentes” le confirmaron que en dos ocasiones en los primeros nueve juegos de la temporada Céspedes se enfrentó a funcionarios de los Mets preocupado por el tiempo de juego, pues si no alineaba se evitaba que alcanzara bonos lucrativos por rendimiento.

Una de esas ocasiones fue el sábado, cuando Céspedes habló por primera vez con el manager Luis Rojas y luego con Brodie Van Wagenen sobre sus perspectivas. Entonces, cuando al día siguiente Céspedes supo antes de que los autobuses partieran hacia Truist Park que no estaba en la alineación inicial, no  se presentó para el juego contra los Bravos, aseguró el diario.

En ocho juegos y 34 turnos oficiales, Céspedes bateó para un promedio de .161, conectó 2 jonrones, produjo 4 carreras, pero se ponchó en 15 ocasiones y estaba ya en el segundo sitio de este departamento negativo en la Liga Nacional.

Las especulaciones de que no jugará más béisbol también se destaparon pero lo cierto es que se convertirá en agente libre una vez que la campaña 2020 finalice, por lo que seguramente el partido del sábado frente a los Bravos fue su último con el uniforme de los Mets.

En el juego de esa noche, Céspedes se ponchó dos veces, terminó de 4-0  y dejó a cinco corredores en las bases en la  derrota por 7-1.

Tras las cirugías en ambos talones y  el tobillo roto por su encuentro con un jabalí en su rancho, los Mets redujeron su salario de $ 29.5 millones para esta temporada a $ 6 millones, luego de casi dos años de ausencia, cifra que disminuyó recién a $ 2.22 millones para este torneo  de 60 juegos.

“No presentarse a un juego es extremadamente raro en el béisbol, principalmente limitado a eventos trágicos. Cualquier cosa menos que eso es considerada como prácticamente traidora por el clubhouse”, escribió el sitio Newsday.

Céspedes había dejado de jugar por primera vez en el cuarto desafío de la temporada en Boston. Cuando llegó el domingo, el representante de Céspedes, Kyle Thousand, no quiso comentar si su cliente estaba molesto por su tiempo de juego y las implicaciones en su paga

El Daily News criticó la forma en que la dirección del club manejó la “desaparición” del slugger cubano y al propio tiempo lo hizo también contra el granmense, al considerar que el All Star 2014 y 2016 debió dar explicaciones públicas sobre su ausencia .

De esa forma “la oficina principal de los Mets se salió con una cosa: venganza”, especuló el periódico. Céspedes se convirtió en el decimonoveno jugador de ligas mayores en darse de baja esta temporada y el primero de los Mets en hacerlo, según Baseball America.

"Todos en este equipo admiran a Céspedes”, dijo el manager Rojas de acuerdo al New York Times. “Todos tienen una buena relación con él. Estoy seguro de que no fui el único que le envió mensajes de texto tratando de averiguar dónde estaba antes del juego”.

Todo hace indicar que los cubanos admiradores de Céspedes esperan de buena gana unas opiniones de su ídolo.