Coronavirus y diferencias sociales preocupan a la NBA
Las manifestaciones de varios jugadores acerca del racismo en Estados Unidos, la negativa de otros a participar en el reinicio de la temporada y los recientes contagios por COVID-19, podrían poner en peligro el plan de la NBA para retomar sus actividades en Orlando
Coronavirus y diferencias sociales preocupan a la NBA

Las manifestaciones de varios jugadores acerca del racismo en Estados Unidos, la negativa de otros a participar en el reinicio de la temporada y los recientes contagios por COVID-19, podrían poner en peligro el plan de la NBA para retomar sus actividades en Orlando, Florida.

La mejor liga de baloncesto del planeta entró de lleno en el debate por los derechos de los negros en Estados Unidos, luego de que estrellas como Kyrie Irving opinasen que la idea de retomar la competición representaría “una distracción” para los reclamos de la comunidad afroamericana en ese país.

Sin embargo, este miércoles la NBA y la Asociación de Jugadores anunciaron que realizarán “acciones en colectivo para combatir el racismo sistémico y promover la justicia racial” en su proyecto de reinicio en el campus de Disney el próximo mes.

“El problema del racismo sistémico y la brutalidad policial en el país tiene que llegar a su fin”, dijo el presidente del sindicato Chris Paul, quien agregó que el trabajo de ambos organismos debe extenderse a largo plazo, con el fin de lograr “un cambio duradero en la sociedad”.

Aunque la propuesta de regreso a las actividades con una sede única y estrictas medidas de aislamiento social cuenta con el respaldo de la mayoría de los jugadores de NBA, incluido el astro LeBron James, existen otros inconvenientes.

La semana pasada, el pívot serbio de los Denver Nuggets, Nikola Jokic, dio positivo a la COVID-19 luego de participar en un partido de exhibición del tenista Novak Djokovic irrespetando las medidas de protección.

Jokic, un firme candidato a Jugador Más Valioso en la NBA, vio de esta forma demorada su vuelta a Estados Unidos para reincorporarse al campamento de entrenamiento de los Nuggets, previo a su viaje a Orlando.

Asimismo, el jugador de los Indiana Pacers, Malcolm Brogdon, anunció este miércoles que padece el nuevo coronavirus y, aunque se mantiene asintomático, espera reincorporarse a la concentración de su equipo en la Florida.

Brogdon, Novato del Año de la NBA en 2017, ha sido uno de los jugadores más activos en las protestas antirracistas en Estados Unidos, al liderar varias manifestaciones en las cuales se le vio entre los primeros.

Otro de los basquetbolistas que respaldaron la opinión de Irving para no continuar con la temporada, el escolta de los Lakers de Los Ángeles Avery Bradley, anunció que decidió no incorporarse a la concentración de la franquicia en Orlando.

Bradley alegó que su hijo más pequeño posee un historial delicado recuperándose de enfermedades respiratorias, ante lo cual optó por no arriesgar la salud de este y el resto de su familia.

Otros jugadores que se han sumado a la negativa de participar en el fin de temporada en Florida son los aleros Trevor Ariza, de Portland Trail Blazers, y Davis Bertans de los Washington Wizards.

Ambos jugadores se encuentran en momentos claves de su carrera en lo referente a su situación contractual, ante lo cual una lesión en un final de temporada en el cual sus equipos no tienen opciones de campeonato, sería fatal.

Por lo visto, la preocupación de mantener a miles de personas seguras dentro de la burbuja del campus de Disney no será la única que mantendrá ocupado al Comisionado Adam Silver.