Ciclista cubana de élite Arlenis Sierra regresa a competiciones internacionales
La ciclista cubana de élite Arlenis Sierra, capitana del club kazajo-italiano Astana Women's Team, regresará a las competencias en Italia este martes tras permanecer más de seis meses en receso a causa de la emergencia sanitaria generada por la pandemia
Ciclista cubana Arlenis SIerra. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La ciclista cubana de élite Arlenis Sierra, capitana del club kazajo-italiano Astana Women's Team, regresará a las competencias en Italia este martes tras permanecer más de seis meses en receso a causa de la emergencia sanitaria generada por la pandemia del coronavirus.

La ciclista cubana competirá en la séptima edición del Giro dell'Emilia que marcará su retorno a las competiciones en Europa, tras su ausencia de la reciente vuelta Strade Bianche debido a las restricciones de los vuelos internacionales, según informó el club Astana en un boletín de prensa.

Sierra, quien figura entre las primeras del escalafón universal de ciclismo y de la Gira Mundial, conquistó en 2018 el Giro dell'Emilia Internazionale Donne Élite, que atrae cada año a muchas de las mejores escaladoras del mundo, gracias a la llegada posicionada en lo alto de la subida de San Luca, mítica entre los circuitos internacionales, con dos mil 200 metros de trayecto por desniveles pronunciados.

En el pasado, Arlenis Sierra ha demostrado que puede lograr excelentes resultados en el Giro dell'Emilia, como atestigua el segundo puesto conquistado en 2018, señaló la oficina de prensa del Astana citada por la estatal Agencia Cubana de Noticias.

Otras dos ciclistas que pueden hacerlo muy bien son la escaladora colombiana Liliana Moreno y la italiana Katia Ragusa, esta última autora de una buena actuación en la Strade Bianche, mientras que la italiana Francesca Pattaro será fundamental para apoyar a sus compañeras en la primera parte de la carrera, agregó el despacho.

Las participantes en esta competencia deberán pedalear 87,2 kilómetros, con los primeros 85 en llano, los finales en ascenso y la subida de San Luca, que incluye 2.200 metros de trayecto por desniveles pronunciados, una de los mayores desafíos entre los circuitos internacionales de la especialidad.