La OMS concluyó que el coronavirus no se transmite por el aire
Además, la OMS explicó que no es necesario utilizar en nuestras salidas los famosos nasobucos o mascarillas
La OMS concluyó que el coronavirus no se transmite por el aire

El último estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que el nuevo coronavirus no se transmite por el aire ni permanece en ese espacio.

Este organismo apunta que no es posible contagiarse si vamos a un espacio público (supermercados, farmacias) donde anteriormente estuvo una persona infectada.

Además, la OMS explicó que no es necesario utilizar en nuestras salidas los famosos nasobucos o mascarillas, salvo que tengamos síntomas o estemos contagiados.

"Existe riesgo de contagio si no se mantiene la distancia de seguridad recomendada de un metro, ya que estamos más expuestos a las gotitas respiratorias con capacidad infectiva que produce una persona contagiada cuando tose o estornuda", explica el informe al que tuvo acceso Infobae.

Por otro lado hay que aclarar que el virus es pesado y no se dispersa a distancias mayores a un metro, aunque si se toca una superficie sobre la que antes estornudó o tosió una persona enferma, hay posibilidades de contagio.

De esta forma la OMS contradice el estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Princeton publicado en The New England Journal of Medicine, pues considera que ese estudio se llevó a cabo en el laboratorio, usando aparatos que no reflejan las condiciones reales de la tos o el estornudo humanos.

A nivel mundial se han confirmado más de 753 mil casos, con 36 mil fallecidos y 158 mil personas recuperadas. La Organización Mundial de la Salud reporta 130 países con transmisión.

Italia es el país europeo que ha tomado las medias más agresivas para frenar el avance del coronavirus, pues ahí la enfermedad ha golpeado fuertemente, con 75 mil casos activos y más de 11 mil muertos. El Gobierno italiano ha ordenado el cierre de cafés, restaurantes y bares, entre otras instalaciones, en un intento casi desesperado por frenar el avance del virus.