OMS ve probable que el COVID venga de animales

La OMS, envuelta en polémica por su falta de transparencia en el manejo de la pandemia, colaboró con el gobierno chino para dar los resultados de este estudio. Los expertos dudan de sus conclusiones, aunque no las descartan de plano.
OMS-China
 

Reproduce este artículo

El contagio del nuevo coronavirus desde los murciélagos a los humanos a través de otros animales es la causa más probable de la pandemia, según el borrador de un estudio conjunto de la OMS y China sobre el origen de la COVID-19.

El documento, al que tuvo acceso AP, considera “extremadamente improbable” que el origen fuera una fuga de laboratorio. Había una gran expectación en torno al reporte, ya que descubrir el origen del virus podría ayudar a los científicos a impedir pandemias futuras, pero también resulta muy sensible porque China responde con agresividad a cualquier sugerencia de que tiene la culpa de la actual.

Sin embargo, hay sospechas de que la potencia asiática trató de influir en las conclusiones. “Tenemos preocupaciones reales sobre la metodología y el proceso en ese reporte, incluido el hecho de que, al parecer, el gobierno de Beijing ayudó a escribirlo”, dijo en una entrevista reciente a CNN el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

China rechazó las críticas. “Estados Unidos ha estado hablando del reporte. ¿Está intentando Estados Unidos ejercer presión sobre los miembros del grupo de expertos de la OMS?”, preguntó Zhao Lijian, portavoz de la cancillería.

El reporte se basa principalmente en una visita del equipo de expertos internacionales de la OMS a Wuhan, la ciudad china donde se detectó por primera vez el COVID-19.

El pariente más cercano al virus que provoca el COVID-19 se detectó en murciélagos, que se sabe son portadores de distintos coronavirus. Sin embargo, “se estima que la distancia evolutiva entre los virus de murciélagos y el SARS-CoV-2 es de varias décadas, lo que sugiere un eslabón perdido”, agregó el reporte.

El borrador no llega a una conclusión sobre si el brote comenzó en el mercado de pescado de Wuhan donde se identificó uno de los primeros focos de infección en diciembre de 2019.

El descubrimiento de otros casos anteriores al mercado de Huanan sugiere que podría haber comenzado en otro lugar. Pero el reporte señala que podrían haberse producido casos leves que no fueron detectados, y podría haber una conexión entre el mercado y los casos iniciales confirmados.

Po otra parte, el informe citaba varios motivos que prácticamente descartaban la posibilidad de que el virus hubiera escapado de un laboratorio en Wuhan, una hipótesis sugerida por altos funcionarios del gobierno estadounidenses y el expresidente Trump.

Estos accidentes de laboratorio son poco habituales y los laboratorios en Wuhan que trabajan con coronavirus y vacunas están bien gestionados, indicó el informe.

Otras especulaciones

 

El ex investigador del Departamento de Estado de Estados Unidos que supervisó el Grupo de Trabajo sobre el origen del virus SARS-CoV-2 consideró que escapó del Instituto de Virología de Wuhan, en China, y pudo haber sido el resultado de una investigación que el ejército del gigante asiático estaba haciendo sobre una potencial arma biológica.

En una entrevista exclusiva con Fox News, David Asher, quien ahora se desempeña como investigador principal del Instituto Hudson, recordó que el Instituto de Virología de Wuhan no es el Instituto Nacional de Salud y que allí “estaba operando un programa secreto y clasificado”.

Desde su punto de vista, el Partido Comunista de China ha estado involucrado en un encubrimiento masivo del origen de la nueva cepa de coronavirus causante de la COVID-19 durante los últimos 14 meses.

Para Asher, todos los sellos distintivos de la culpa están presentes en el comportamiento del gobierno chino desde la irrupción del virus en el panorama mundial y su conversión en pandemia.

Fox señala que cuando el equipo enviado por la OMS a Wuhan en febrero visitó el Instituto de Virología de Wuhan, si bien sus miembros no vistieron trajes de bioseguridad y pasaron tres horas adentro, no tuvo acceso a los científicos ni a los datos que necesitaban para descartar por completo que el virus escapase del laboratorio.