Bye, bye, Bernie: Sanders dice adiós a la campaña presidencial

Ahora el ex vicepresidente Joe Biden tiene vía libre para retar al actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump
Sanders dice adiós a la campaña presidencial
 

Reproduce este artículo

Bernie Sanders dice adiós a la campaña presidencial, su última oportunidad de ser candidato por el partido demócrata, a la edad de 78 años.

Ahora el ex vicepresidente Joe Biden tiene vía libre para retar al actual inquilino de la Casa Blanca, incluso cuando el senador progresista de Vermont prometió continuar liderando su “movimiento” hacia el futuro.

Sanders, en su momento favorito para la nominación, anunció la decisión durante una conferencia telefónica para todo el personal este 8 de abril por la mañana, y siguió con una alocución transmitida en vivo a sus seguidores poco antes del mediodía.

Citando el liderazgo de Biden de más de 300 delegados de la convención, Sanders declaró: “El camino hacia la victoria es prácticamente imposible”.

A pesar de la inminente nominación de Biden, Sanders enfatizó la importancia de continuar ganando delegados para su propia campaña para que pueda ejercer “influencia” en la plataforma del partido.


Al llamarlo una “decisión difícil y dolorosa”, Sanders enfatizó que “mientras esta campaña está llegando a su fin, nuestro movimiento no”.

Analistas concuerdan que a Sanders lo afectó su discurso "corrido a la izquierda y manchado de rojo", en un país que no gusta de esas posiciones políticas. Sanders elogió a Fidel Castro y su Revolución, en un episodio de la campaña que provocó gran revuelo mediático y críticas de la comunidad cubana exiliada en Estados Unidos.

Al conocer la noticia, Biden declaró: “quiero felicitar a Bernie por ser una voz poderosa para un Estados Unidos más justo (…). Bernie recibe mucho crédito por su apasionada defensa de los problemas que le preocupan. Pero no recibe el suficiente por ser una voz que nos obliga a mirarnos en el espejo y preguntar si ya hemos hecho lo suficiente”.


Por un tiempo, Sanders casi parecía listo para hacerse con la nominación; ganó las primarias de New Hampshire y obtuvo una victoria aplastante en los caucus de Nevada a fines de febrero, mientras se elevaba a la categoría de favorito en la carrera . Sin embargo, sufrió una serie de grandes derrotas en su segunda candidatura presidencial consecutiva.

Biden ganó muchos delegados a su favor, luego de victorias decisivas en Carolina del Sur y luego del Súper Martes, así como en concursos posteriores, antes de que las medidas para enfrentar el coronavirus obligaran a retrasar la mayoría de las primarias en el calendario. Pero hasta ahora, Sanders se había negado a retirarse de la carrera.