¡Dictador, dictador! Así recibieron a Díaz-Canel en embajada cubana en México

La caravana de autos de Díaz-Canel llegó a toda velocidad a las inmediaciones de la Embajada de Cuba en México, en medio de coros de “Viva Cuba libre” y “Dictador, dictador”
 

Reproduce este artículo

Miguel Díaz-Canel llegó a la Embajada de Cuba en México este 17 de septiembre en medio de gritos de “dictador” y luego de que simpatizantes del castrismo atacaran una protesta pacífica contra la presencia del mandatario.

Cubanos residentes en México, periodistas y académicos exiliados, estudiantes y mexicanos solidarios, acudieron a la sede diplomática este viernes para expresar su desacuerdo con el recibimiento de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a Díaz-Canel y pedir el fin del régimen comunista.

Un video publicado en redes sociales por CubaNet, muestra a la caravana de autos llegar a toda velocidad a las inmediaciones de la embajada, mientras se escuchan coros de “¡Viva Cuba libre!”, “¡Dictador, dictador!”, y “¡Criminales!”, entre otros. Varios mexicanos también le gritaron “Díaz-Canel eres un asesino, México te repudia” y “¡Abajo el comunismo asesino!”.

El automóvil donde iba el presidente entró al perímetro de la embajada y Díaz-Canel no salió hasta que su seguridad personal comprobó que los opositores estaban lejos, y rodearon al mandatario de simpatizantes castristas.

Otro video, difundido por la periodista oficial Leticia Martínez, muestra el momento en que Díaz-Canel sale a saludar en un perímetro asegurado con agentes cubanos, barricadas y cordones de miembros del Partido Comunista de México y otros grupos procastristas.

“Los quiero mucho”, dijo Díaz-Canel alzando los brazos antes de regresar rápidamente al interior de la embajada.

El periodista José Raúl Gallego dijo desde el lugar que los que apoyaron a Díaz-Canel fueron “en su totalidad mexicanos que posiblemente no tengan idea de la verdadera Cuba. Pero hay que está aquí (…) por los cientos de presos políticos, por las madres, por los muertos, por la libertad incluso de los que defienden ciegamente algo que los perjudica”.

Antes de la llegada de la comitiva oficial, quienes se manifestaban pacíficamente fueron atacados por simpatizantes del régimen cubano. José Raúl Gallego dijo que es la primera vez que ocurren agresiones violentas contra ellos mientras protestan pacíficamente.

“Nos han agredido, nos arrebataron los carteles. Es primera vez que pasa algo así y esto es lo que genera la presencia de Díaz-Canel en un país donde existe derecho a la protesta”, explicó Gallego en una transmisión en vivo, quien estaba acompañado del cantante y compositor Francisco “Pancho” Céspedes, la profesora de arte Anamely Ramos, y otros integrantes de la comunidad cubana en México.

“Nosotros estamos bien, la policía nos está protegiendo. Pero ya ven que fácil se pierden los derechos, la libertad y México tiene que cuidarse. Esto es lo que genera Cuba en el mundo”, agregó.

La reportera independiente Claudia Padrón Cueto calificó lo sucedido como “un acto de repudio en Ciudad de México”.

“Mexicanos que simpatizan con la dictadura cubana gritaron gusanos, mercenarios, y hasta pin pon fuera abajo la gusanera. También se robaron las mochilas de dos cubanos y los golpearon con palos. Las marcas están en sus cuerpos”, informó en su perfil de Facebook.

Padrón Cueto mostró fotografías y videos de los ataques y añadió que “a un adolescente mexicano le rompieron la ropa y lo agredieron por la espalda cuando defendía a su madre cubana”.

Denunció que “los mexicanos que idolatran a Fidel (…) y que hasta aseguran que una calle de la rica colonia Polanco es suya, arrebataron las lonas con los rostros de los presos políticos cubanos y las destruyeron”.

La periodista añadió que una mujer que dirigía una de las turbas envió a dos hombres a agredirla mientras ella cubría la manifestación. “México, mírense en el espejo de Venezuela”, advirtió Padrón.

El jueves 16 de septiembre, Lainer Felipe Donet Vasconcelos, un partidario del régimen castrista, intentó boicotear otra manifestación de exiliados cubanos en las inmediaciones de la Plaza de la Constitución (conocida como el Zócalo).

Donet Vasconcelos se acercó a interrumpir y acosar a Anamely Ramos, integrante del Movimiento San Isidro (MSI), mientras explicaba con un altavoz las razones de la protesta, entre ellas los cientos de presos políticos, la represión contra el estallido antigubernamental del 11 y 12 de julio en Cuba, y la prohibición de participar en la política a quienes se opone al régimen comunista de Cuba.

 

Portada: Imagen de archivo de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Díaz-Canel el jueves en el Zócalo. Foto: Presidencia de México