¿En qué consiste el plan de Donald Trump para reactivar la economía?
El plan tiene tres fases, y busca reactivar la economía sin que la pandemia se desborde. Para algunos expertos es una apuesta arriesgada
El nuevo plan de Trump busca reactivar la economía

“Estados Unidos quiere reabrirse”. Con esa frase el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció su plan para relajar las medidas restrictivas contra el coronavirus y volver gradualmente a la normalidad.

Hasta el 16 de abril, el país reportaba 654 mil 301 casos de Covid-19 y 32 mil 186 muertes. Es el país del mundo con más fallecidos e infectados.

Al tiempo de la crisis sanitaria, llegó la económica: desde el 21 de marzo, 22 millones de estadounidenses, el 13,5% de la fuerza laboral, solicitaron auxilios de desempleo, por lo que en solo unas semanas desapareció el empleo ganado en décadas.

Las ventas minoristas cayeron 8,7% en marzo, la mayor caída desde que se comenzó a hacer este seguimiento en 1992, según datos oficiales.

Junto al equipo de trabajo que lidera la lucha contra el coronavirus, Trump presentó un plan de tres fases, para que cada estado comience a reabrirse según su situación particular. Y añadió que unos 29 estados están en buenas condiciones para reabrir pronto.

El presidente incluso habló de la posibilidad de que algunos estados puedan comenzar a abrir su economía este mes. La guía del gobierno federal ofrece criterios para la reapertura gradual, como por ejemplo lograr una caída sostenida de dos semanas en casos sospechosos de Covid-19, así como la implementación de un programa intensivo de pruebas.

El plan que presentó Trump consiste en tres fases de apertura, cada una de ellas con una duración de, al menos, 14 días.


El programa tiene tres fases

En la primera fase, las personas vulnerables deben permanecer en casa. En los lugares públicos se deberá maximizar la distancia física. Se evitará socializar en grupos de más de 10 personas. Se minimizarán los viajes no esenciales.

Durante la segunda, las personas vulnerables deben permanecer en casa. En los lugares públicos se deberá maximizar la distancia física. Se evitará socializar en grupos de más de 50 personas. Se pueden reanudar los viajes no esenciales y las escuelas y guarderías pueden reabrir.

Al mismo tiempo, es recomendable prohibir las visitas a hospitales y hogares de ancianos. Los centros de eventos masivos pueden funcionar bajo protocolos de distancia física moderada. Algunos tipos de cirugías se pueden reanudar.

En la tercera las personas vulnerables pueden reanudar sus interacciones públicas, pero deben mantener la distancia física. Las poblaciones de bajo riesgo deben minimizar el tiempo que permanecen en ambientes concurridos. Se reanuda sin restricciones el regreso de las personas a los lugares de trabajo.

La fase tres será la “nueva normalidad” e incluirá sugerencias de que las personas vulnerables eviten pasar tiempo en espacios concurridos, dijo Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de coronavirus de la Casa Blanca.

A pesar del anuncio de las medidas para volver a la “nueva normalidad”, Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., advirtió que este “no es el final del juego”.

“Es muy posible que, a medida que avanzamos en este ciclo, el virus quiera volver a nosotros”, dijo el experto. Sin embargo, dijo que creía que serían capaces de manejar la situación hasta que se encuentre una vacuna.


¿Qué han dicho los gobernadores?

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el jueves que su estado permanecerá bajo órdenes de quedarse en casa hasta el 15 de mayo.

Las autoridades del estado, epicentro del brote en EE. UU., dicen que la situación ha mostrado signos de estabilización esta semana, aunque todavía hay cientos de muertes diarias.

Los gobernadores de Michigan, Ohio, Wisconsin, Minnesota, Illinois, Indiana y Kentucky anunciarón que trabajarán juntos para reabrir la región.

Reconocemos que todas nuestras economías dependen unas de otras, y debemos trabajar juntos para reabrirlas de manera segura para que las personas puedan volver a trabajar y las empresas puedan volver a ponerse de pie”, dijeron en un comunicado el jueves.

En Michigan, que ha registrado más de mil 700 muertes debido al virus, hubo resistencia contra las estrictas medidas de cierre impuestas por la gobernadora Gretchen Whitmer.

El miércoles, los residentes salieron a las calles luego de que la gobernadora anunciara que se extendería la orden de confinamiento.