Estados Unidos prepara sanciones contra Rusia por el caso de Alexei Navalny

Estas nuevas sanciones llegan a tan solo cuatro días de la reunión entre Biden y Putin
Alexei Navalny, opositor ruso
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos prepara nuevas sanciones contra Rusia por el caso del opositor ruso, Alexei Navalny, anunció este domingo Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Estamos preparando otra serie de sanciones para aplicar en esta situación”, afirmó el asesor a tan solo pocos días de la reunión entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

El opositor ruso había sido trasladado en coma a un hospital de Berlín en agosto de 2020 luego de un envenenamiento en Rusia que atribuye al Kremlin.

Luego de meses recuperándose, fue arrestado en enero al regresar a Rusia, donde aún continúa. Washington ha exigido su liberación en reiteradas oportunidades.

“Ya hemos sancionado a Rusia por el envenenamiento de Alexei Navalny”, afirmó Sullivan. “No lo hicimos solos, reunimos a nuestros aliados en un esfuerzo colectivo para sancionar el uso de un agente químico contra uno de sus ciudadanos en suelo ruso”.

Las primeras sanciones a Rusia que se tomaron bajo el mandato de Biden fueron en contra de siete altos funcionarios rusos a unos días del encarcelamiento de Navalny.

Durante la reunión de ambos presidentes, Putin solo dijo que “este hombre sabía que estaba violando la ley vigente en Rusia”. Ninguno hizo anuncios concretos, aunque mostraron voluntad para aliviar tensiones.

Este anuncio de las nuevas sanciones llega justo cuando el embajador de Rusia en Estados Unidos, regresó a Washington para volver a sus funciones tras un acuerdo en la cumbre.

“Teniendo en cuenta los resultados de la reunión entre los dos presidentes, cuento con un trabajo constructivo con mis colegas estadounidenses para construir unas relaciones igualitarias y pragmáticas”, dijo Anatoli Antonov, embajador ruso.

Por su parte, John Sullivan, embajador de Estados Unidos en Rusia, confirmó que pronto estaría en Moscú para volver a sus funciones, aclarando objetivos de “estabilidad estratégica, los derechos humanos y una relación estable y predecible con Rusia”.