Rusia: Navalny inicia huelga de hambre en prisión

El opositor ruso, Alexei Navalny, declara huelga de hambre en prisión por falta de atención médica
Alexei Navalny, principal opositor ruso
 

Reproduce este artículo

Alexei Navalny, principal opositor ruso, anunció este miércoles que dará inicio a una huelga de hambre dentro de prisión, debido a que no cuenta con la atención médica para los dolores que padece en la espalda y en ambas piernas.

El opositor, de 44 años, ha denunciado a las autoridades de la cárcel en una declaración publicada en Instagram, en vista de que estos se niegan a darle los medicamentos correspondientes y por prohibir la entrada de su médico.

Adicionalmente, dijo que los controles horarios durante la noche por parte de la guardia equivalen a tortura de privación de sueño.

Envenenamiento de Navaldy

Navalny fue arrestado el 17 de enero cuando regresaba de Alemania, donde había pasado cinco meses en recuperación de un envenenamiento con una sustancia neurotóxica.

El opositor culpa de esto a Kremlin, pero las autoridades rusas rechazan esta acusación.

Navalny dijo que este hecho lo llevó a preguntarse sobre las causas de sus trastornos y que la huelga de hambre sería un buen recurso ante su grave estado físico, con dolores de espalda y la pierna derecha e insensibilidad en la pierna izquierda.

"¿Qué otra cosa podía hacer?", escribió. "Me he declarado en huelga de hambre para exigir que permitan la visita de un médico invitado como permite la ley. Así que estoy tendido aquí, hambriento, pero todavía con dos piernas".

Condena de Navalny

El mes pasado, el opositor ruso fue condenado a dos años y medio cárcel por violar las condiciones de su libertad condicional durante su estadía en Alemania.

La condena se debía a una defraudación en 2014 que Navalny califica como invención y que la corte Europea de Derechos Humanos falló que era ilegal.

Antes de esto, Navalny había sido trasladado a una prisión en Moscú, a una colonia penitenciaria en Pojrov, en la región de Vladimir, 85 kilómetros (53 millas) de la capital rusa.

Esta instalación, llamada IK-2, es conocida por su régimen estricto, que obliga a los presos a permanecer de pie durante horas.

Tags