EEUU: Ortega y Murillo intentan establecer una dinastía autoritaria que no rinde cuentas al pueblo nicaragüense

Estados Unidos aplaudió la resolución de la OEA condenando el proceso electoral antidemocrático y la represión en Nicaragua, dijo en comunicado de prensa el secretario de Estado.
Antony Blinken, secretario de Estado de los Estados Unidos. Fotografía: EFE/Archivo
 

Reproduce este artículo

Este viernes, el Departamento de Estado de los Estados Unidos celebró la “contundente votación de esta semana en la Organización de Estados Americanos (OEA)”, donde 26 Estados miembros condenaron enfáticamente el proceso electoral antidemocrático del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, así como la represión desplegada por el régimen nicaragüense.

“Con 26 países votando a favor y cero votos en contra, esta última acción de la OEA demuestra que el gobierno Ortega-Murillo se encuentra aislado y sin partidarios en una región comprometida con los principios democráticos”, indicó el comunicado de Blinken.

El secretario de Estado recordó que Nicaragua, junto con otros países de las Américas, asumió un compromiso democrático con sus ciudadanos, tal y como establece la Carta Democrática Interamericana.

Nicaragua adhirió a la Carta hace veinte años, con ello estableció que los ciudadanos tienen derecho a la democracia, y el gobierno de Nicaragua tiene la obligación de promover y defender ese derecho, según se extrae del comunicado.

“El presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo no han cumplido con este compromiso” y preparan unas elecciones fraudulentas y sin credibilidad, silencian y arrestan a los opositores y, en última instancia, “intentan establecer una dinastía autoritaria que no rinde cuentas al pueblo nicaragüense”, indicó Blinken.

La resolución de la OEA, en criterio del secretario de Estado, refleja el rotundo compromiso de la región con la democracia, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las Américas.

“Estados Unidos continúa trabajando con sus socios en la región y en todo el mundo para promover la rendición de cuentas de quienes apoyan las acciones antidemocráticas de Ortega y Murillo, al igual que continuamos presionando al gobierno de Nicaragua para que restaure los derechos civiles y políticos y la liberación inmediata e incondicional de los prisioneros políticos”, precisó el secretario de Estado de los Estados Unidos.

Las abstenciones de algunos países a votar la resolución de la OEA sobre Nicaragua, en la exigencia del restablecimiento democrático, la celebración de elecciones libres y competitivas y la puesta en libertad de los siete candidatos encarcelados y de los 150 presos políticos, generó reacciones diversas.

El secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos le dijo a este medio que las abstenciones de países como Argentina o México, la convertían en “una resolución de baja intensidad”.

Este viernes, en Washington, los congresistas republicanos María Elvira Salazar (R-FL), Carlos Giménez (R-FL) y Mario Díaz-Balart enviaron una carta a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, rechazando su inacción en la Cámara de Representantes frente al proyecto bipartidista de la ley RENACER sobre Nicaragua. Salazar calificó al régimen Ortega como un reinado del terror.