Rubio: indigna que impidan acceso de cubanos a misa del papa

“El clamor de los cubanos en su lucha por una Cuba libre de tiranía llegó hasta el Vaticano”, dijo Marco Rubio, senador de los Estados Unidos
Cubanos en Vaticano y Marco Rubio
 

Reproduce este artículo

El senador de los Estados Unidos Marco Rubio dijo este martes 26 de octubre sentir indignación por el incidente ocurrido este domingo en Roma, cuando impidieron a cubanos opositores del castrismo ingresar a la misa del papa Francisco en la Plaza de San Pedro.

“El clamor de los cubanos en su lucha por una Cuba libre de tiranía llegó hasta el Vaticano”, expresó en Twitter el político de la Florida.

“Indigna que se les haya impedido entrar a la Plaza de San Pedro”, añadió el senador cubanoamericano.

Autoridades italianas frustraron este domingo las intenciones de un grupo de cubanos de participar en la misa matutina de la Plaza de San Pedro, para manifestarse y pedir el fin de lo que califican como “complicidad del papa Francisco con el régimen de la isla”.


Videos y testimonios en redes sociales muestran que, ante los impedimentos para entrar a la emblemática plaza, los cubanos optaron por acostarse en el suelo, con la bandera de Cuba como manto y dibujando con sus manos la letra “C”, símbolo de la petición de un cambio político.

“La iglesia le ha dado la espalda al pueblo cubano”, afirmó en Twitter el periodista independiente cubano y activista por los derechos de la comunidad LGTBIQ Yosmany Mayeta, quien previamente denunció que las autoridades italianas y del Vaticano no dejaban entrar a los cubanos, ignorando que estos “también son hijos de Dios”.

El coordinador en España de la organización opositora cubana Somos+, Lázaro Mireles, mostró en una directa la indignación de los asistentes al Vaticano por no poder ingresar a la plaza.

“Es una vergüenza y una prueba más de que la iglesia católica está apoyando a la dictadura cubana. Nos acostaremos en el suelo con la bandera en señal de que Cuba está de luto y como protesta ante estas personas, que se creen que la casa de Dios es sólo de ellos”, afirmó una de las manifestantes.

El presentador e influencer Alexander Otaola, radicado en Miami, dijo tras el impedimento de participar en la misa que “es una verdadera vergüenza y es discriminatorio”.

Otaola dijo a ADN Cuba que “la policía del Vaticano respondió a los intereses de la dictadura”.

“Había una advertencia sobre mí y sobre la convocatoria. No había amenazas [contra el Vaticano] de ningún tipo. Al parecer la embajada cubana acá inventó todo tipo de mentiras sobre mí para impedir la demostración”, añadió el influencer.

De acuerdo con Otaola, a la Plaza de San Pedro sólo pudieron entrar cerca de 10 cubanos que iban sin grupo y que fueron sacados a la fuerza.

Un video que circula en redes sociales y grupos de cubanos en aplicaciones de mensajería instantánea muestra cómo policías de El Vaticano quitaron la bandera nacional de Cuba a un joven que, rodilla en tierra, la extendía en la plaza.

Los cubanos querían presenciar el Ángelus matutino de este domingo, una misa en la que es común ver enseñas y símbolos patrios entre el público.