Marco Rubio: sentencias del 11J prueban miedo de la dictadura a los jóvenes

“La realidad que afronta el pueblo de Cuba es responsabilidad de Castro y sus secuaces, su incompetencia ha destruido la isla”, agregó el senador Marco Rubio
Marco Rubio y protestas del 11J
 

Reproduce este artículo

Marco Rubio, senador de los Estados Unidos, declaró este viernes que las largas condenas a los manifestantes del 11 y 12 de julio pasado en Cuba son una prueba del “miedo a la juventud” que tiene el régimen comunista.

“Las sentencias en contra de los jóvenes que participaron en el #11J, evidencian que la dictadura castrista le tiene miedo a la juventud que ya no cree sus mentiras”, afirmó el político republicano en Twitter.

“La realidad que afronta el pueblo de Cuba es responsabilidad de Castro y sus secuaces, su incompetencia ha destruido la isla”, agregó.

El senador Rubio compartió una noticia sobre Ariel Pérez Montesino, manifestante del 11 de julio en San Antonio de los Baños, que comenzó una huelga de hambre en la cárcel tras conocer su condena a 10 años.

Se encuentra en la prisión de máximo rigor de Guanajay, en la provincia de Artemisa. De acuerdo con fuentes cercanas al manifestante citadas por CubaNet, Pérez Montesino se declaró en huelga de hambre el 22 de marzo, hecho que no fue notificado a sus familiares por parte de las autoridades carcelarias.

“Exige con la huelga que le comprueben hechos vandálicos o criminales por los que lo están sancionando a 10 años”, declaró un familiar que prefirió el anonimato.

Antes de la vista oral en la que fue juzgado, Pérez Montesino enfrentaba una petición fiscal de 15 años por los supuestos delitos de desacato, desórdenes públicos y atentado. Su condena fue la más larga impuesta al grupo de 17 cubanos que protestó el 11J en San Antonio de los Baños, ciudad donde se reportó la primera asonada popular de aquella jornada.

Por otra parte, el régimen sentenció a los manifestantes de la Esquina de Toyo y La Güinera, en La Habana, a penas de hasta 30 años de cárcel, según información publicada el 16 de marzo por el Tribunal Supremo. Luego de celebrarse los juicios entre diciembre de 2021 y febrero del presente año, las sanciones fueron impuestas por los delitos de “hurto” y “sedición”.

La mayoría de las condenas superan los 10 años de prisión. En los casos de Dayron Martín Rodríguez y Miguel Páez Estiven ascienden a 30 años de cárcel, mientras que para Wilmer Moreno Suárez serían 26 años tras las rejas. Brandon David Becerra, uno de los detenidos menores de edad, que cumplió 18 años encarcelado, fue sentenciado a 13 años, a pesar de que su petición fiscal era de cinco años sin internamiento. El joven Walnier Aguilar, cuya familia denunció que padece discapacidad intelectual, fue condenado a 23 años.

En Cuba hay más de 1000 prisioneros políticos, señaló la ONG Prisoners Defenders en un informe publicado el 3 de marzo. Al menos 869 de esas personas fueron detenidas por las protestas del 11 y 12 de julio pasado, además de otras decenas, liberadas con imposición de multas en los últimos meses.