Rosita Fornés: saludable y en cuarentena en Miami para evitar coronavirus
“Cero visitas”, para cuidar a la vedette cubana y evitar contagio de la COVID-19
Rosita Fornés se encuentra e cuarentena en Miami protegiéndose del coronavirus
 

Reproduce este artículo

La artista cubana Rosalía Palet Bonavia, conocida internacionalmente como Rosita Fornés, está en Miami de cuarentena para evitar contagiarse de coronavirus.

Fornés, quien recientemente celebró sus 97 años, se mantiene saludable y con buen ánimo, según se comunicó en la página oficial en Facebook de esta leyenda de la cultura cubana.  

Catalogada como una “vedette” por su amplio registro de habilidades artísticas, Rosita Fornés hizo historia en Hispanoamérica con sus tempranas apariciones en el cine, la televisión y el teatro.   

Los amigos y admiradores de la diva cubana, todo un mito en la isla y más allá, pudieron conocer detalles por el testimonio de Irene López, quien la cuida en Estados Unidos como antes hiciera con la también legendaria Libertad Lamarque.  

Rey González, administrador de la página de Facebook dedicada a la artista, replicó en el muro lo que sabía sobre el estado de Fornés, para tranquilizar a sus admiradores porque “muchos me han escrito preguntándome sobre la salud de su querida artista”.

Según la publicación del administrador de la página, “Rosita está bien. Como todos, sin salir de la casa, cosa normal…”.

López, al cuidado de la artista en Miami, dijo que la Fornés “pasa mucho tiempo escuchando las noticias, (ve mucha TV)”.

“Acata la orden de ´cero visitas´ por el alto riesgo de contagio y su médico quiere que esté lo más apartada posible. Pero ella está bien”, añadió.

 

Rosa Fornés nació en Nueva York en 1923 pero fue traída por su familia a La Habana, donde de manera precoz inició su carrera profesional. 

Es una de los últimos mitos cubanos que triunfó internacionalmente en la primera mitad del siglo XX. Incursionó en géneros como la opereta, la zarzuela, la comedia musical, el drama clásico, tanto en radio y cine, como en la televisión.

Fue fundadora de la televisión cubana, donde realizó programas humorísticos, dramáticos y de canto líricos.

Sus estelares papeles en importantes películas de ficción cubanas como Papeles secundarios (dirigido por Orlando Rojas) y Se permuta (Juan Carlos Tabío), la mantuvieron en la preferencia de sus compatriotas hasta finales del siglo XX.

En el 2001 le otorgaron el Premio Nacional de Teatro, junto a la también legendaria actriz María de los Ángeles Santana.