Rechazan iniciativa demócrata que busca reactivar el “Parole” para cubanos

La Comisión del Condado de Miami-Dade rechazó esta semana una propuesta de Ley impulsada por demócratas, que buscaba acelerar el Programa de Reunificación Familiar para Cubanos, conocido popularmente como “Parole”.

Los cubanoamericanos en esa cámara (republicanos) se opusieron a la idea, indica una nota del diario Nuevo Herald.

Debbie Mucarsel-Powell es la congresista demócrata detrás de la iniciativa que esperanzó a algunos cubanos que esperan su turno para emigrar a Estados Unidos. La congresista Donna Shalala,  también demócrata, estuvo junto a Mucarsel-Powell durante la presentación de la propuesta el 1ero de noviembre.

El Programa de Reunificación Familiar para Cubanos fue suspendido en 2017 como consecuencia de la retirada de la mayor parte del personal diplomático de Estados Unidos en Cuba, tras la crisis del llamado “Síndrome de La Habana”.

En el debate de la propuesta el republicano Esteban Bovo Jr. consideró que la reactivación del programa sería “una bofetada a la política de Washington”, en referencia al notable incremento de las sanciones de la Administración de Donald Trump contra el régimen cubano.

“Apoyaré una ley que no solo reunifique a las familias, sino que también formule unas políticas apropiadas para proteger los ciudadanos americanos de los peligros de la dictadura cubana”, expresó en Twitter Esteban Bovo.



Los cubanoamericanos no son mayoría en la Comisión del Condado, pero la mayoría demócrata no sirvió de mucho al proyecto, pues solo la comisionada Daniella Levine, que no es de origen cubano, apoyó el documento en el debate.

“Es una pena que no podamos enfocarnos en las necesidades de las familias, distraídos como estamos por la actual política que no hace sino dividirnos”, dijo la mujer.

 

 

“La Comisión de Miami-Dade regularmente discute la política exterior relacionada con el régimen de la isla y le ha pedido al Congreso que tome severas medidas contra el país comunista”, señaló el Herald.

Cuando el proyecto fue anunciado a la prensa, algunos asistentes a la conferencia cuestionaron la suspensión del programa. José Luis Cortés, por ejemplo, con su solicitud de 2014 en un limbo legal, argumentó que se habían vivido “peores momentos” en las relaciones bilaterales y el programa siempre se había mantenido.

El nuevo proyecto de ley pedía que el Departamento de Estado comenzara a procesar nuevas solicitudes, y completara las ya presentadas. La propuesta, además, incluye el procedimiento de la videoconferencia para las entrevistas, algo que ayudaría a proteger “la seguridad de los oficiales de inmigración”, debido al poco personal diplomático en La Habana, dijo entonces a los medios Murcasel-Powell.

Desde su entrada en vigor 2007 bajo el mandato de George W. Bush, hasta su suspensión, el 75 % de los cubanos admitidos en EEUU lo hicieron gracias a esta política, dijo también la congresista como parte de su argumentación.