Demócratas en Florida buscan reactivar el “Parole” para cubanos

Debbie Murcasel-Powell y Donna Shalala,  congresistas demócratas por el estado de Florida, presentaron este viernes una propuesta legislativa que busca reactivar el Programa de Reunificación Familiar para Cubanos, conocido como “Parole”, y suspendido en 2017 tras la retirada de la mayor parte del personal diplomático de Estados Unidos en Cuba.

Desde su entrada en vigor 2007 bajo el mandato de George W. Bush, hasta su repentina suspensión, el 75 % de los cubanos admitidos en EEUU lo hicieron gracias a esta política, apuntó Murcasel-Powell, y consideró “inaceptable” que muchos cubanos  “se ha visto obligada a parar su vida mientras esperan a recibir una respuesta sobre cuándo podrán volver a ver a sus familias”.

La congresista pidió a los cubanos no perder la paciencia, mantener las esperanzas, y señaló que “hay mucha gente que está trabajando para reunificar a estas familias”.

Donna Shalala, por su parte, defendió la propuesta de ley con la idea de que Estados Unidos es “un país que se basa en las familias, en la comunidad”, y tendría una tradición antigua de reunificar familias.

De acuerdo con un reporte de la agencia EFE, “el proyecto de ley de la Reunificación Familiar Cubana (H.R. 4884) fue presentado (…) en una rueda de prensa en Miami, en la que inmigrantes cubanos denunciaron la ‘dura’ separación que están viviendo, y que, pese a haber completado los trámites necesarios, llevan años esperando para reunirse con los suyos”.

 

 

Asistentes a la conferencia cuestionaron la suspendió del programa de reunificación familiar. José Luis Cortés, uno de ellos, con su solicitud de 2014 ahora en un limbo legal, argumentó que peores momentos se han vivido en las relaciones bilaterales y el programa se ha mantenido.

Según apuntaron algunos medios, Carmen Santana, otra de las afectadas por la paralización del programa, expresó que “Hemos esperado demasiado, (…) estamos desesperados porque nuestros hijos y demás familiares puedan reunirse con nosotros”.

El nuevo proyecto de ley (…) requerirá que el Departamento de Estado comience a procesar nuevas solicitudes en un plazo de treinta días, y que complete aquellas ya presentadas”, señala la información. La propuesta, además, incluye el procedimiento de la videoconferencia para las entrevistas, algo que ayudaría a proteger “la seguridad de los oficiales de inmigración”, debido al poco personal diplomático en La Habana, según la congresista declaró Murcasel-Powell.

Además de las dos líderes ya mencionadas, el proyecto cuenta con el apoyo de otros políticos como Debbie Wasserman Schultz, Charlie Crist y Kathy Castor, y el del José Javier Rodríguez, senador demócrata, que también estuvo  en la conferencia de prensa.