Miami-Dade y Broward están fuera del cono de trayectoria
Los pronósticos sugieren que el huracán se acercará a la costa atlántica del sur de la Florida en la noche de este sábado con categoría 1. Los condados de Miami-Dade y Broward ya están fuera del cono de trayectorias estimadas.
Isaías se acerca a la Florida
¿CÓMO PREPARARSE PARA UN HURACÁN? ¡TOME MEDIDAS YA!

Los pronósticos meteorológicos más recientes sugieren que el huracán Isaías, que tocó tierra este sábado en una porción de las Bahamas, se acercará a la costa atlántica del sur de la Florida en horas de la noche con categoría 1, por lo que las autoridades estadounidenses han llamado a extremar las precauciones y los preparativos para proteger la vida y propiedades.

El boletín más reciente del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) situaba el centro del fenómeno meteorológico en los 24,7 grados de latitud norte y los 77,9 grados de longitud oeste, a unos 60 kilómetros (40 millas) al oeste suroeste de Nassau y 220 kilómetros (135 millas) al sur suroeste de Freeport, en la isla Gran Bahama. Asimismo, excluía de su cono de trayectoria a los condados Miami-Dade y Broward, dos de los que en boletines anteriores se preveía pudieran recibir afectaciones meteorológicas significativas.

Con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora (80 millas por hora), Isaías se mueve al noroeste con una velocidad de 19 kilómetros por hora (12 millas por hora). De mantener esa tendencia, el NHC estima que se acercará a la costa sureste de Florida en horas de la noche y primeras horas del domingo, cuando generará peligrosas marejadas desde Júpiter Inlet hasta la playa Ponte Vedra.

Asimismo, Isaías causará lluvias intensas e inundaciones repentinas en áreas bajas y pobremente drenadas del este floridano y desde las Carolinas hasta el resto de la costa noreste estadounidense, por donde los pronósticos estiman que se irá desplazando.

A raíz de la cercanía del peligroso evento atmosférico, en conferencia de prensa este sábado el gobernador de la Florida, Ron DeSantis, anunció que la declaración de emergencia que firmase el viernes fue aprobada por el presidente Donald Trump.

Ello facilitará el desembolso de dinero a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés), para costear gastos relacionados a la preparación ante los efectos del huracán Isaías.

DeSantis, citado por El Nuevo Herald, comentó que la situación es fluida y aunque “el ojo de la tormenta se quede en las afueras de la costa, tendremos impactos”. Según dijo, los hospitales no anticipan evacuar pacientes por la tormenta.

Los condados con una potencial afectación mayor han tomado sus precauciones. El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dijo en conferencia de prensa no están abiertos los centros de evacuación del condado debido a que los efectos más fuertes del huracán se esperan en Palm Beach y Broward. 

Según explicó, durante el fin de semana se mantendrán cerrados parques, piscinas, playas y marinas, al igual que los sitios estatales donde se realizan pruebas para la detección de COVID-19.

El viernes, en la zona de Brickell, que generalmente sufre inundaciones tras intensas lluvias, reinaba la normalidad. Sin embargo, algunas de los apartamentos ya tenían las contraventanas de protección contra huracanes. En tal sentido, la ciudad de Miami hizo un llamado a sus residentes.

Francis Suárez, alcalde de la urbe, pidió a sus conciudadanos que se prepararan de inmediato. “Nunca sabemos La intensidad de la tormenta. Prepararse para lo peor y rezar para lo mejor”, dijo.