En Hialeah aún padecen por las inundaciones por Eta

Vecinos del sector afirman que en la noche del martes el agua llegaba hasta la rodilla, y algunos aseguran no recordar una inundación de esa magnitud en el área.
Inundación en Hialeah
 

Reproduce este artículo

Las inundaciones como resultado de la tormenta tropical Eta continúan siendo un gran problema, para la mañana de este miércoles 11 de noviembre algunas familias de Hialeah recurren al uso de baldes para recoger toda el agua que sigue entrando en su casa.

Para los residentes de las casas móviles ubicadas en la calle 14 del oeste y la calle 29, en Hialeah, no es nada nuevo lo que ha sucedido, pero en esta oportunidad el agua se ha tardado mucho más en bajar su nivel.

Vecinos del sector afirman que en la noche del martes el agua llegaba hasta la rodilla, por lo que ahora temen que la contaminación cause problemas de salud. La inundación fue tan grave que una motobomba para sacar el agua dejó de funcionar.

Las autoridades de Hialeah hacen todos los esfuerzos posibles para drenar el agua, pero los canales están saturados y no encuentran en donde bombearla. Por ahora se pide paciencia a los residentes y contactarse con sus aseguradoras en caso de daños a su propiedad.

Mientras que en áreas de Miami Gardens la situación no ha sido distinta.
Y en el condado Broward, en sectores de Miramar, Pembroke Pines, Weston, Fort Lauderdale, el nivel del agua convirtió las calles en lagunas.

Al parecer todo se debe a la saturación de los pantanos y el aumento de agua en los canales que bordean las áreas residenciales, tomando en cuenta que hubo sectores que recibieron hasta 17 pulgadas de agua en 48 horas, según reportó Telemundo.

El Condado Miami-Dade, sin embargo, informó que todas las oficinas del gobierno reabrieron, el Aeropuerto Internacional de Miami y PortMiami están operando y el servicio de transporte público reanudó sus labores desde la tarde del lunes.

Mientras que las rutas del Metrorail, Metromover, Servicio de Transportación Especial (STS), y Metrobús están funcionando de acuerdo con los horarios establecidos en la llamada “nueva normalidad” implementada por la pandemia del coronavirus.

EL PASO DE ETA 

Eta llegó el domingo por la noche en Lower Matecumbe Key, Florida. La baja velocidad del sistema y las fuertes lluvias representaron una enorme amenaza para el sur de Florida, un área ya empapada por más de 14 pulgadas de lluvia el mes pasado.

Randy Smith, del Distrito de Administración del Agua del Sur de Florida, dijo que "en algunos casos, hay áreas bajas que no están bien conectadas con el sistema regional, y en otros casos creo que solo hubo una cantidad abrumadora de lluvia para un sistema que quizás no fue diseñado para acomodar tanta agua de inundación ".

"Hay que recordar que algunos de estos canales y sistemas de drenaje locales tienen 75 años, por lo que estos canales fueron diseñados con la anticipación de que muchas menos personas vivan aquí de las que tenemos ahora", agregó Smith.

Un vecindario de Hialeah, cerca de la calle 29 en el oeste de la ciudad, sufrió tantas inundaciones que los automóviles de los residentes quedaron atrapados bajo varias pulgadas de agua. Habitantes de la ciudad aseguran no recordar una inundación de esa magnitud en el área.
.
Muchos vehículos tuvieron que ser remolcados, y algunos residentes intentaron empujar sus propios autos.

En La Pequeña Haití, un árbol cayó sobre una casa y dejó a un menor herido y a una familia temporalmente sin hogar.

Hacia el norte, en el condado Broward, zonas que son conocidas por sus inundaciones durante los períodos de lluvia como Fort Lauderdale y Oakland Park quedaron con condominios y vecindarios inundados, además de vías intransitables.

De igual forma, se produjeron cortes eléctricos que en más del 90% ya fueron restituidos este martes.