Hialeah multará a quienes no usen mascarillas
Desde este miércoles, los residentes en Hialeah están obligados a usar mascarillas en lugares públicos, so pena de ser multados por la Policía.
Hialeah

Desde este miércoles, los residentes en Hialeah están obligados a usar mascarillas en lugares públicos, so pena de ser multados, informó el canal de noticias Telemundo 51.

"Simplemente lo que hicimos anoche fue reforzar nuestro código para poder usar multas si es necesario, y eso no es lo que queremos, pero si es necesario poder usar una multa para una persona que se niegue", declaró a la prensa Carlos Hernández, el alcalde de Hialeah.

Hernández también informó que trabaja con sus colegas de Miami, Miami Gardens y Doral para lograr la reapertura gradual de la ciudad.

Ni la ciudad de Hialeah ni la de Miami reabrieron sus parques públicos el pasado 29 de abril, cuando el condado de Miami-Dade orientó la reapertura de parques, marinas y campos de golf.

Hasta ahora, los condados de Miami-Dade y Broward suman casi el 50% de los 43 210 casos confirmados de COVID-19 y las 1875 muertes por la enfermedad.

Este miércoles, Carlos Giménez, el alcalde de Miami-Dade, dio a conocer el documento "Una guía para residentes y establecimientos comerciales", que permitiría un 50% de ocupación en restaurantes si el condado logra reabrir el lunes 18.

La guía fue enviada para revisión al gobernador estatal, Ron DeSantis, y está pendiente de aprobación.

Miami-Dade, con casi tres millones de habitantes, Broward y Palm Beach no entraron en la primera fase de apertura de Florida el pasado 4 de mayo. El tercero entró el pasado lunes 11 de mayo.

Esta fase, que todavía no incluye a las playas, autorizó hasta un 25 % de aforo en locales gastronómicos.

Según las pautas planteadas por Giménez, en Miami-Dade se permitirá a cafeterías y negocios de comida rápida proporcionar el otro 50% de capacidad en asientos al aire libre.

Se requerirá asimismo que estos comercios no sirvan comida en la barra y se limiten a cuatro personas por mesa.

 

En cuanto a los salones de belleza, el condado quiere que abran al 25 % de su capacidad con separadores plásticos entre sillones.

Se mantendrá igualmente una separación social de 6 pies (1,80 metros) y será obligatorio contar con cita previa.

Los empleados deben usar protectores faciales, mascarillas y guantes, mientras los clientes deberán llevar la mascarilla.

El documento de 184 páginas es una propuesta que Giménez envió a DeSantis en un esfuerzo por permitir que algunas personas vuelvan a trabajar.

La guía indica que el lunes no podrán abrir librerías y tiendas de electrodomésticos, entre otros sectores comerciales.

Por su parte, los alcaldes de las ciudades de Miami, Miami Beach, Doral, Miami Gardens y Hialeah anunciaron que abrirán los comercios no esenciales dos días después, es decir, el miércoles 20.