El niño héroe que ayudó a rescatar a sus abuelos en el mar y fue reconocido por los guardacostas

Al final de lo que pudo ser una tragedia, un "buen samaritano" y Fish & Wildlife Conservation (FWC, por sus siglas en inglés) pudieron localizar y recuperar a los abuelos con ayuda del niño.
Niño héroe: ayudó a rescatar a sus abuelos
 

Reproduce este artículo

Avani Pérez, de 11 años, recibió una moneda unitaria por sus heroicas acciones al ayudar a salvar a sus abuelos Jim y Kim Harris de un naufragio en las aguas de Florida, Estados Unidos, según publicó la estación de la guardia costera en Islamorada.

"Hoy, tuvimos la oportunidad de recibir a la familia Harris para una breve visita", se lee en la nota publicada en Facebook y en la que se precisa cómo sucedieron los hechos.

El 8 de octubre, mientras disfrutaban de un día en el agua frente a Rodríguez Key, los abuelos de Avani se separaron de su bote. "Manteniendo la calma y la serenidad, Avani usó un teléfono celular a bordo para llamar al 911. Permaneció en la línea mientras MCSO-Florida Keys, MyFWC Florida Fish and Wildlife y U.S. Coast Guard Sector Key West trabajaban para determinar rápidamente su ubicación", expresa el comunicado junto a la imagen del niño héroe.

Al final de lo que pudo ser una tragedia, un "buen samaritano" y FWC pudieron localizar y recuperar a los abuelos, detalla.

Mientras, la tripulación de la estación Islamorada de la Guardia Costera localizó simultáneamente la embarcación con Avani a bordo.

De ese modo, sin más incidentes, los abuelos se reunieron con Avani y su barco, de acuerdo con el comunicado. No obstante, para los afectados, al final feliz lo antecedieron momentos de zozobra. 

 

 

De acuerdo con el Miami Herald la familia había estado navegando cerca de Rodríguez Key en la milla 99 en Islamorada cuando la línea de ancla de su Mako de 21 pies quedó atrapada en la hélice, dijo la policía. Jim Harris, de 53 años, entró al agua para liberar la línea pero comenzó a tener problemas.

Su esposa se metió al agua, pero luego ambos comenzaron a alejarse del bote. “La corriente era fuerte y nos arrastraba”, lamentó Kim Harris, de 54 años, el viernes por la noche. “Ambos somos nadadores. No pudimos regresar al bote; la corriente era muy fuerte".