Coronavirus termina la fiesta en Miami Beach y Fort Lauderdale
Toque de queda para algunos negocios y suspensión del acceso a playas son las medidas más drásticas decretadas por las autoridades
Estudiantes de Universidad de Miami con mascarillas. Foto: NICK GRAHAM

El cierre de algunas playas públicas y de los negocios no esenciales desde las 10 p.m., como bares, clubes y restaurantes, son algunas de las medidas más drásticas implementadas en las ciudades de Miami Beach y Fort Lauderdale ante la propagación del coronavirus.

Este 15 de marzo las autoridades de ambas ciudades al sur de Florida, entre las más populares del estado durante las vacaciones primaverales, dieron a conocer órdenes de emergencia que intentan mitigar el efecto de la pandemia que hasta ayer había infectado al menos a 100 personas en Florida.

“La fiesta se terminó,” dijo el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, en conferencia de prensa sobre las medidas de emergencia que entraron en vigor este lunes 16 de marzo, desde las 12:01 a.m.

Según El Nuevo Herald, Gelber anunció la víspera que cerrará Lummus Park y sus playas en South Beach todo el día desde la quinta calle hasta la 15, instituirá un toque de queda a partir 11 p.m. en el distrito de entretenimiento South Beach de la ciudad y obligará a todos los negocios a cerrar a partir de las 10 p.m. hasta nuevo aviso. Además, la ciudad cerrará los garajes de estacionamiento para todos excepto para los residentes.

Dean Trantalis, alcalde de Fort Lauderdale, dijo que la ciudad también requerirá que los bares y restaurantes cierren a partir de las 10 p.m. y limitará el acceso a sus playas hasta el 12 de abril.

“Todos debemos hacer nuestra parte para salvar vidas, y esto incluye proteger a nuestros residentes, visitantes y socorristas”, dijo Trantalis en la conferencia rueda de prensa conjunta frente al ayuntamiento de Miami Beach.

Las medidas llegan luego de que se vivieran desórdenes y aglomeraciones entre los jóvenes que visitan ambas ciudades debido al receso de primavera “spring break” y festejan a todas horas del día y de la noche.

Incluso, hubo un tiroteo en el que estuvo involucrado un policía de la ciudad de Miami Beach, en el área de Ocean Drive, según dio a conocer Univision.

South Beach ha estado saturada de vacacionistas y las autoridades temían que el próximo Día de San Patricio complicara la situación.

Los líderes de Miami Beach afirmaron que es posible que “estos fiesteros universitarios no se preocupen por el coronavirus, pero podrían infectar a sus padres o abuelos, u otros con dolencias médicas subyacentes”.

Las autoridades de ambas ciudades han hecho caso de la recomendación dada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, de limitar las aglomeraciones de más de 250 personas y que promuevan el distanciamiento social en público.