Eduardo Arocena: libre en delicado estado de salud tras 39 años en prisión

El combatiente anticastrista fue condenado a dos cadenas perpetuas, acusado de “terrorismo, actos intimidatorios y asesinato” contra personas y entidades vinculadas al régimen cubano
Eduardo Arocena fue liberado el viernes 25 de junio tras cerca de 40 años en prisión
 

Reproduce este artículo

El combatiente anticastrista Eduardo Arocena fue liberado el pasado viernes de una prisión federal estadounidense tras estar 39 años tras las rejas, acusado de “terrorismo, actos intimidatorios y asesinato” contra personas y entidades vinculadas al régimen cubano.

Por esos cargos, Arocena, nativo de Caibarién y de 77 años, fue condenado a dos cadenas perpetuas. Sus últimos años en prisión los cumplió en una cárcel para reos enfermos en Minnesota, la prisión federal de Rochester, desde la que fue trasladado hasta Miami para su liberación, el viernes por la noche.

El cubano, a quien una parte del exilio ha definido como el único preso político de esa nacionalidad en Estados Unidos, fue liberado en delicada condición de salud, según declaró en la mañana del sábado su esposa, Miriam Arocena, a la estación local Radio Mambí.

Mariam narró ante ese medio el recibimiento que dio a Eduardo junto a su hija, Lorna Arocena, y expuso las delicadas condiciones de salud en las que se encuentra, mismas que motivaron que varias organizaciones del exilio reclamaran durante los últimos años su libertad.

Arocena sufrió un derrame cerebral en 2012. Desde ese entonces su salud ha sido delicada, por lo que la familia y organizaciones cubanas del exilio redoblaron esfuerzos para conseguir un indulto presidencial.

El pasado año el combatiente se enfrentó a una audiencia ante un panel de prisiones, y poco menos de un año más tarde logró encontrarse en libertad, con su familia.

Le fue otorgada una “liberación compasiva”, figura o proceso mediante el cual los reclusos pueden ser elegibles para la libertad anticipada inmediata por “circunstancias especialmente extraordinarias o imperiosas que el tribunal no podría haber previsto razonablemente al momento de la sentencia”.

De ello dio cuenta Lorna Arocena en su perfil de Facebook, donde publicó fotos del reencuentro de sus padres y redactó un emotivo post en el que celebró la liberación de Eduardo bajo la referida modalidad.

“He esperado 39 años de mis 48 años en la tierra por este momento. Mi padre está en casa. Venció al sistema”, escribió Lorna, que además precisó que su padre “está frágil y no goza de buena salud, pero está con nosotras”.

“Hay mucho que hacer, pero quiero agradecer a todas las personas que le han amado y rezado por él durante todos estos años. Le dieron una liberación compasiva. No puedo expresar lo feliz que estoy de que mi padre Eduardo Arocena esté en libertad”, añadió.