Tolomeo y Lizieta romance del palmar

Fernández-Larrea dedica su columna a una pareja única que, reeditando a su manera el clásico shakesperiano Romeo y Julieta, deja memes para la posteridad y ridiculiza al país
Tolomeo y Lizieta romance del palmar
 

Reproduce este artículo

Él ha salido ahora en su defensa declarando que ella no es primera Dama, que trabaja en su trabajo. Y una dama que trabaja no es dama, sino compañera o compañerita.  ¿Si no trabajara en su trabajo fuera primera dama? ¿Dama de honor? ¿Estrellita del carnaval? ¿Lucero? 

Pero todos sabemos que sí es primera Dama aunque sea en su corazón, a pesar de que él no es primer caballero, o que es caballero porque lo pusieron en ese cargo sin consultar con nadie. No importa, entre la dama y el caballero hay una historia de sentimientos tan dulces como el azúcar que hoy la isla importa. Eso es amor, el amor, y el amor importa. Si no fueran ellos quienes son, sería una novelita rosa. Pero es roja y verde olivo. 

El de ellos es un romance, un romance del palmar. Si no pareciera una burla al calentamiento global yo diría que es un romance tropical. 

Así que volvamos al amor. A ese sentimiento le cantó Nathaniel Cole, Nat King Cole, hace bastante tiempo y parece ser verdad: El amor es una cosa esplendorosa. Lo hizo en la lengua de William Shakespeare, que fue el autor de uno de los romances más profundos, trágicos y duraderos de la historia mundial: “Romeo y Julieta”, adolescentes que siguen inspirando a casi todos los seres humanos, y a algunos bastante inhumanos, en esa atracción inevitable que hace que una mujer ame a su perro, que un hombre necesite una chiva o que entre los dos se atraigan. No la chiva y el perro, sino Él y Ella.

El amor es la cosa más linda después de comer, de dormir e incluso de rascarse cuando uno tiene una picazón desesperante. Es tan hermoso como tener una casa y un buen salario, o viajar libremente. El amor, cuando es personal, confunde y altera, pero cuando es ajeno nos interesa mucho más. Posiblemente para ver cuándo se acaba, porque los seres humanos siempre le deseamos lo peor a nuestros semejantes.

Muchos reyes y reinas han amado. A otros. Princesas y príncipes han sentido amores tan grandes que han mantenido al público en vilo durante muchos años, días y siglos. Sobre todo, cuando el príncipe es azul y la princesa amarilla, que eso siempre o casi siempre produce un hijo verde. Pero el amor de los famosos, cuando se hace público, despierta admiración y otras envidias similares y el pueblo sigue paso a paso ese romance como el mejor regalo para sus vidas vacías y sin glamour.

En la actualidad, en Cuba, un amor entre primeras figuras es seguido por millones de personas. Y qué digo millones, cientos de seres, que ven en esa pareja que ha decidido trasladar sus cuchicheos de cama a las redes sociales para que el hombre nuevo vea y compruebe que se puede ser hombre y nuevo y no pegar tarros, e incluso amar a su esposa o esposo, sin menoscabo de la decencia y las virtudes revolucionarias. Sé que hay otras virtudes, pero aquí solamente nos interesan las revolucionarias, que son las que menos duran.

En Cuba se perdió hace mucho tiempo la figura gentil de la primera Dama, que era o solía ser la esposa del presidente de la República. Como se acabó la República, se acabó también la primera Dama. Y ya después no había presidente sino un comandante que se abrogaba el derecho de presidir cualquier cosa, o sea, todo. Y si no lo aceptabas como presidente te tocaba presidio. Y ese no tenía primera dama porque su vida era un misterio, aunque le pasaba la chaveta a la primera, a la segunda, y a las damas que la revolución, es decir, él, necesitara.

Ahora basta de datos superfluos y nada románticos y paso a presentarles a los protagonistas de esta gran historia de amor. Las personas que usan continuamente las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, es decir, los que no viven en Cuba, saben quiénes son. Pero así y todo los presento: Lizieta Cuesta, este es Tolomeo Díaz-Canel. Tolomeo, esta es Lizieta Cuesta. Cuesta mucho entenderla, pero la amarás por encima de todas las cosas, incluso de tu mentor Raúl Castro y del Buró Político del PCC.

Se conocieron en el interior, por eso su amor es tan profundo. Lizieta y Tolomeo son una pareja considerablemente joven, teniendo en cuenta el rápido envejecimiento de la población y la fuga masiva de jóvenes que quieren realizar sus sueños por aire, mar y tierra, pero lejos de allí. 

Tolomeo es presidente designado, es decir, puesto en el puesto a dedo, y se puede pensar que hace muchas cosas, y todas mal. Parece que donde único no preside a dedo es en el corazón de Lizieta, donde es un presidente uterino o, según ella misma, un dictador, el dictador de su corazón

Un corazoncito leve, simple, y a veces cargado de cositas ridículas, como se pone el corazón de una mujer enamorada que piensa que es primera dama y tiene junto a ella a un guajiro palurdo, bastante creído, con un vocabulario simple y popular. Ella trabaja en su trabajo, pero nadie sabe cuál es el trabajo en el que trabaja.

O sí se sabe, al menos en su proyección pública, aparentemente organiza lo que cree desorganizado, pero es tal su empeño y la capacidad de su cerebro, que es como su corazoncito, leve, simple, y a veces cargado de cositas ridículas, hace cosas que también le salen mal. Por ejemplo: después de organizar festivales de comida en un país donde el pueblo, para llevarle la contraria al imbécil de Frei Betto, se muere de hambre, y de lograr un ridículo total injertando un Festival de San Remo en una isla que abandonan los buenos músicos y los mejores remos.

Ahora se lanzará de seguro a intentar destruir más el cine con un nuevo proyecto: el Festival de cine de Nemesia. Evitará decir Venecia para no sugerir que el país está inundado y a punto de hundirse.

De Tolomeo no hay mucho más que hablar. Se estrenó con un tornado devastador al que siguió un meteorito también devastador y después una explosión popular el 11 de junio del 2021, cuyo colofón ha sido otra explosión menos popular en el interior de un hotel de sus jefes y dueños, los mafiosos de GAESA. 

Pero él ha seguido ahí, como sin darse cuenta de que a su paso todo se hunde o estaba hundido (se lo dejaron así). Y ama a Lizieta, que está encantada con su lenguaje leve, simple y a veces cargado de cositas ridículas. Frases directas como “la orden está dada”, “somos continuidad” o “la limonada es la base de todo”.

Cuando están juntos no tienen hambre, ni sienten peste a gas en La Habana. Y, a pesar de que el limón es la base de todo, la relación de Tolomeo con Lizieta no es nada ácida, sino dulce y más estrecha que las paredes del cerebro de ambos. Porque el amor es así, atormentado y dulce, como aquellos casquitos de guayaba que hace casi un siglo nadie ve en la isla. Y lo hacen público, es decir, comparten su mermelada en las redes, sobre todo en Twitter. Porque en Twitter no hay que hablar mucho. Y como él es el dictador de muchas cosas, pero ante todo el dictador de su corazón, todos captan su dictado y los efluvios de su amor. Y el pueblo espera el final del romance de Tolomeo y Lizieta, que, al menos en la versión original de Shakespeare, se envenenan en el último acto y cae el telón.

Escrito por Ramón Fernández Larrea

Ramón Fernández-Larrea (Bayamo, Cuba,1958) es guionista de radio y televisión. Ha publicado, entre otros, los poemarios: El pasado del cielo, Poemas para ponerse en la cabeza, Manual de pasión, El libro de las instrucciones, El libro de los salmos feroces, Terneros que nunca mueran de rodillas, Cantar del tigre ciego, Yo no bailo con Juana y Todos los cielos del cielo, con el que obtuvo en 2014 el premio internacional Gastón Baquero. Ha sido guionista de los programas de televisión Seguro Que Yes y Esta Noche Tu Night, conducidos por Alexis Valdés en la televisión hispana de Miami.