El abre y cierra de Mercabal

Manuel Milanés arremete contra el gobierno cubano por su incapacidad constante y creciente, misma que se ve incluso en la imposibilidad de mantener un mercado mayorista para el sector privado
Mercabal, supuesto mercado para la venta al mayoreo
 

Reproduce este artículo

No hay momento fijo para que la dictadura cubana se invente siempre una excusa para cualquier cosa y por un preciso interés. Detrás del pretexto hay algo tapado, algo que están evitando o que simplemente no conviene.

Tanto bombo y platillo con las medidas “flexibilizadas” para el sector privado y resulta que la tuerca está en el mismo lugar.

Mercabal, el mercado mayorista de alimentos en La Habana, fue una bandera mediática de estas medidas, pero, en la práctica, para comprar había que presentar no sólo la identificación como cuentapropista, sino también los recibos de estar al día con la licencia. Además, si comprabas cerveza era lleno contra vacío. Pero ni así pudieron. Han cerrado el mercado “por causa de la pandemia”, a sólo dos semanas de gestión de contratos.

Sin embargo, ya era un hecho que La Habana está hasta arriba de infectados, eso es lo único cierto de todo esto desde que inició este desastroso virus. Y me pregunto yo, ¿cuál es el asombro del regreso al confinamiento?, ¿dónde está la recaída? ¡No hay recaída porque NUNCA hubo mejoramiento!

Ya no hay transporte NI COMIDA, ni dólares NI COMIDA, ni hospitales NI COMIDA, ni médicos NI COMIDA, ni sector privado. ¿Cómo va a haber comida? Sólo hay colas, gritería, calor, HAMBRE, REPRESIÓN, INTIMIDACIÓN y VANDALISMO. Sí, vandalismo por parte del gobierno, porque su manera de actuar y de proceder es premeditada con ensañamiento y alevosía. Son 61 años de medidas en contra del pueblo cubano.

Y para muestra un botón. Resulta que el sector privado tiene que suplicar la posibilidad de acceder a este tipo de comercio para obtener mayores beneficios. El comercio mayorista es totalmente lógico y normal, es lo que se debe hacer, pues el sector privado en Cuba se las tiene que buscar y luchar. No les da la cuenta seguir de la manera habitual porque ya sabemos que si se abastece en los comercios minoristas la ganancia es mínima y el esfuerzo enorme. Esta solicitud implorada, repito, ha sido durante años.

¿Y qué pasa? Pues nada, la tiranía castrista y sus títeres abren la llave hasta la mitad de su capacidad, pero resulta que no hay fuerza de agua y tienen que cerrarla. Punto.

Si no es el bloqueo bla bla bla, son los mercenarios del imperio… son los ciclones, las guerras y los ataques terroristas. Y para ponerle la tapa al pomo, es ahora el COVID-19 y la “irresponsabilidad” de la gente, que no toma las medidas de distanciamiento ni las higiénicas… Ya no saben de qué agarrarse estos incapaces.

Pero lo más interesante es que la venta de productos al emprendedor cubano ya estaba limitada, dicho por ustedes mismos. Entonces, ¿dónde están las medidas de aperturas, el dejar hacer? ¿Qué cosa pretenden ustedes que exporten, con qué materia prima? ¿Y ahora cierran Mercabal? ¿Según ellos por el COVID-19?

No, además del cierre de Mercabal inhabilitaste al emprendedor y a los que trabajan para él, a todos. Los mandaste para sus casas y solo los comercios estatales son los capacitados para brindar alimento a la población.

Te recuerdo que en plena crisis por la pandemia los que mataron el hambre a ancianos, familias sin techo, niños, embarazadas fueron esos que llamas cuentapropistas, sí, los del sector privado. Mientras ustedes cobraban por una cajita de “vaya a saber qué”, ellos alimentaban; mientras tú sacabas la merma y lo vendías a precios excesivos, ellos regalaban; mientras tú cerrabas el cerco en medio de una pandemia mundial y desalojabas a diestra y siniestra, ellos seguían regalando.

Ustedes no tienen que suavizar nada ni hay que esperar a que sean los buenos ni que ocurra el milagro “pa’ que llueva café”. Los que tienen que cerrarse son ustedes. Anularse. Dejen de buscar culpables, lo tienen cerca, son ustedes mismos.

Los cubanos ya lo hemos decretado, USTEDES SE VAN !!!

Escrito por Manuel Milanés

Manuel Milanés. Licenciado en Economía de la Universidad de la Habana. Empresario, Economista y Anticomunista.