Díaz-Canel miente: atribuye a Allen Dulles frase que nunca escribió

¿Dijo Allen Dulles, ex director de la CIA, que a la juventud rusa “la corromperemos para que estalle como el capullo de una flor”? Díaz-Canel miente
 

Reproduce este artículo

¿Dijo Allen Dulles que a la juventud rusa “la corromperemos para que estalle como el capullo de una flor”? El presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel citó la frase atribuyéndola al ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Esto es FALSO.

El 19 de agosto el mandatario se reunió con periodistas de medios estatales y mencionó la frase, para apoyar la narrativa oficial que culpa a fuerzas externas hostiles de provocar las protestas antigubernamentales del 11 y 12, entre ellas el gobierno de Estados Unidos que habría seguido una estrategia similar contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

“(…) está en el libro de Allen Dulles en el capítulo que dedica a cómo pusieron la… cómo establecieron la estrategia para tumbar el socialismo en la Unión Soviética, donde hay una frase que nunca se me olvidará porque es muy perversa también, donde dice: ‘y a la juventud la corromperemos para que estalle como el capullo de una flor’”, dijo Díaz-Canel.

El Dr. en Filosofía Orlando Gutiérrez-Boronat, coordinador de la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) respondió al presidente cubano y jefe del Partido Comunista: “he buscado en los libros de Dulles y en ninguno de ellos aparece esa cita. ¿Sabe por qué, señor Díaz-Canel? Porque la cita no existe. Dulles nunca escribió eso”.

 

¿Qué es el “Plan Dulles”?

ADN Cuba verificó que el mandatario repitió la teoría de la conspiración más conocida en Rusia. El texto atribuido por Díaz-Canel a Allen Dulles, que circula en blogs cubanos y extranjeros de izquierda radical es el siguiente:

Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos (…) En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios (…) El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo y la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor”.

La primera aparición de esas palabras se remonta a la novela La llamada eterna (Vechnyi Zov), de Anatoly Ivanov, quien escribió el pasaje a principios de la década de 1970, pero la censura no permitió imprimirla hasta la década de 1980. Luego inspiró una famosa serie de televisión que se emitió durante años en la televisión soviética.

El plan para derrotar a Rusia después de la Segunda Guerra Mundial fue expuesto en el libro por uno de los villanos, un personaje ficticio que es trotskista y colaborador nazi.

“El subtexto de la historia de Ivanov era en realidad antisemita, y de alguna manera era como una adaptación soviética de Los Protocolos de los Sabios de Sión”, explica Alexander Panchenko, investigador principal del Instituto de Literatura Rusa de la Academia de Ciencias.

En una entrevista, el experto dijo que el “Plan Dulles” es “inexistente” y “una falsificación”. Explicó que ese texto comenzó a usarse completamente fuera de su contexto original.

A inicios de los 90, la supuesta “estrategia” ya aparece atribuida al director de la CIA en publicaciones nacionalistas y procomunistas. Un escritor y funcionario del partido soviético llamado Boris Oleinik, tomó prestada una parte de la novela de Ivanov y la atribuyó a Allen Dulles, en un folleto de 1992 dirigido a Mijaíl Gorbachov.

Por otro lado, el artículo “La batalla por Rusia”, del sacerdote ortodoxo John (Snychov), Metropolitano de San Petersburgo y Ladoga, la utilizó como una explicación para el declive moral de Rusia.

A pesar de los orígenes ficticios del “Plan Dulles”, un tribunal de la ciudad de Ekaterimburgo (Rusia) en el 2015 prohibió el texto por “extremista”.

En el Russian Science Citation Index, una herramienta donde se publican bibliografías y en ocasiones artículos científicos completos, una búsqueda del “Plan Dulles” arroja cientos de enlaces a textos supuestamente científicos que dan por cierta la teoría de la conspiración.

 

¿Por qué Díaz-Canel menciona a Dulles?

La explicación de Panchenko sobre la “popularidad” de esta teoría de la conspiración, podría aplicarse a Cuba, el presidente Díaz-Canel y cómo la usó para justificar la represión del 11J.

Según Panchenko, “es un instrumento muy conveniente para explicarlo todo. Siempre ha habido muchos problemas en Rusia, y como ciudadano empiezas a preguntarte por qué es así. La forma más sencilla es simplemente decir que es un complot de los estadounidenses, nuestros enemigos, contra el que no podemos luchar. Es un fenómeno bien conocido en psicología: hablamos de nuestros problemas, pero culpamos de ellos a otra persona; encontramos un poder externo que es responsable. A un político o a un funcionario, que tal vez ni siquiera cree en esa trama, le resulta conveniente decir que todos los problemas en su región o campo se deben al plan de Dulles y que las cosas en realidad no son su culpa en absoluto”.

En varios sitios marxistas, como Rebelión, se asegura que la frase apócrifa de Dulles proviene de un capítulo de “El arte de la inteligencia”, publicado a inicios de los 60, algo que es falso.

¿El presidente cubano habrá leído realmente alguno de los libros de Allen Dulles o su fuente es un blog de izquierda? Los cierto es que Miguel Díaz-Canel, al reproducir la “frase que nunca olvidaría”, según sus propias palabras, lo que hizo fue hacerse eco de una fake news fabricada en Rusia.